Gustavo Landívar y sus colecciones

Tito Astudillo y Astudillo

370

En la Casa – Museo Remigio Crespo Toral, allá en la calle Larga, frente a la plazoleta La Merced, está abierta al público la exposición: Gustavo Landívar: las colecciones; exhibición temporal de la Serie Maestros de la Fotografía, concebida por la institución para visibilizar los trabajos de los maestros fotógrafos cuencanos que perennizaron en luz hitos de nuestra historia, entorno y gente, componentes de identidad, que se evidencian en imágenes de una realidad social, paisajística y cultural únicas e irrepetibles, porque, como dice Roland Barthes, “Lo que la fotografía reproduce al infinito únicamente ha tenido lugar una sola vez… nunca más podrá repetirse existencialmente”. Veo en una fotografía de Cuenca de 1922, una escena de su cotidianidad, la casona típica cuencana aún identificable, bultos de sombreros de paja toquilla en la acera, un portón, gente adulta, una niña y un niño; exquisitez de foto: testimonio arquitectónico, costumbrista, artesanal y del boom de la exportación del sombrero de paja toquilla. Al reverso leo una historia de amor protagonizada por los dos niños. Solo sucedió en 1922 pero se reproduce, en los ojos y razón de quienes lo ven, infinitamente.

La muestra recuerda el recorrido fotográfico, 50 años, de uno de los actores y testigo del día a día cultural de nuestra ciudad, narrador gráfico dotado de profunda sensibilidad, destrezas y conocimientos para captar en imágenes la esencia del paisaje, acontecimientos y personas para legarnos como testigos de una realidad social, cultural y humana, cada una sugerente de una historia destinada a trascender, como esa galería de personajes que recién nos dejaron: Monseñor Luna, Osmara de León, Edgar Rodas, Dora Canelos, Jacinto Cordero y muchos más, amables protagonistas del desarrollo cultural de la Cuenca Patrimonial. Aspira también socializar sus colecciones, esa usanza artística de perennizar recuerdos, preferencias y mensajes, porque Gustavo Landívar Heredia, tiene las suyas y de mucha trascendencia, parte de las cuales ofrece esta exposición: 90 cámaras fotográficas de su muestrario de 240; diapositivas, retratos, postales y álbumes fotográficos victorianos; series fotográficas de temas relacionadas con el desarrollo de Cuenca y la región y; una síntesis de los fotógrafos de esa generación llamada Escuela Cuencana de la Fotografía Modernista: Emanuel Vázquez, Rafael Sojos, Manuel Serrano, Gabriel Carrasco, Salvador Sánchez, Agustín Landívar Vintimilla, Antonio Alvarado y Víctor Coello, protagonistas de la fotografía cuencana entre 1910 y 1935. Una muestra de los trabajos de Luigi Preti y su Publifoto con Bradley Sarmiento y Bolívar Cárdenas Espinosa, entre 1931 y 2005; fotografías de Luis Serpa, Alejandro Ortiz, Octavio Díaz y del casi mítico “fotógrafo del parque” Joaquín Melo, entre otras colecciones.

René Cardoso, Director de la Casa-Museo, anuncia nuevas exposiciones y en diversos espacios museísticos de la ciudad, dedicadas a visibilizar el trabajo con las imágenes de Gustavo Landívar Heredia, fotógrafo por vocación, dedicación y legado familiar, su abuelo Agustín Landívar Vintimilla 1891-1929 y su padre Manuel Agustín Landívar Ullauri, 1920-1980, genuinos precursores de la fotografía cuencana con énfasis en el paisaje la investigación y las artes. (O)