Lenín Moreno envía al vicepresidente Otto Sonnenholzner a Bogotá

542

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció que su vicepresidente, Otto Sonnenholzner, viajará a Bogotá “inmediatamente”, tras el atentado registrado hoy en la capital colombiana que dejó al menos nueve fallecidos y 26 heridos, y entre los que hay una víctima mortal ecuatoriana y una lesionada.

“He dispuesto que el vicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner, se traslade inmediatamente a Bogotá acompañando a los familiares de Erika Chicó y para atender a los cadetes compatriotas”, confirmó el mandatario en Twitter.

Chicó, de nacionalidad ecuatoriana, es una de las nueve víctimas confirmadas en el ataque con carro bomba perpetrado este jueves en la Escuela de Policía “General Francisco de Paula Santander”, en la capital de Colombia.

“Entre las víctimas del atentado se encuentran la cadete ecuatoriana Erika Chicó, quien lamentablemente falleció, y la cadete Carolina Sanango, que sufrió heridas leves. Otros jóvenes ecuatorianos que estudiaban en la Escuela de Cadetes se encuentran a salvo”, se informó en un comunicado de la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia de Ecuador.

En otro mensaje el presidente Moreno aseguró que los responsables de este atentado “deberán pagar por haber enlutado a familias humildes e inocentes de la región. Reafirmamos nuestro compromiso con los países hermanos en la lucha contra el terrorismo y toda forma de violencia”.

Entre los 26 heridos figura un panameño, aunque de acuerdo a informaciones extraoficiales de medios colombianos, la cifra de lesionados podría ascender a medio centenar.

Como consecuencia de la explosión, el presidente de Colombia, Iván Duque, canceló un consejo de seguridad que iba a realizar en Quibdó, capital del departamento del Chocó, y regresó a la capital del país.

Las autoridades no han explicado cómo el vehículo con los explosivos ingresó en la sede de la Escuela General Santander, situada en el barrio Villa Mayor, del sur de Bogotá, y que es precisamente una de las sedes más vigiladas del país. EFE