Advierten riesgo de colapso de colector en Las Retamas

Moradores de la ciudadela Las Retamas, en Totoracocha, al noreste de Cuenca, están preocupados por la inundación de al menos 10 viviendas este último fin de semana debido al aguacero que cayó luego del medio día.

380
Debajo de este lugar pasa un gran colector de agua servidas. La calzada está deformada y fisurada. PSR

Algo que además inquieta a los vecinos es que sobre un colector que atraviesa por esta zona, específicamente, por la avenida Cordillera, han aparecido grandes hundimientos, grietas y fisuras.

Esto es más evidente en el tramo comprendido entre las calles Allcuquiro y Sanan Cajas, donde la calzada de asfalto está completamente deformada, lo que significa un riesgo para los conductores.

Por esto precisamente la Empresa de Movilidad (EMOV EP) el domingo resolvió suspender el tránsito por esta arteria vial y colocó cintas amarillas para advertir a los conductores del peligro; sin embargo, ayer estas fueron retiradas.

Para Luis Arpi, presidente de esta ciudadela, es urgente una revisión de este conducto de aguas servidas, pues cree que su capacidad a llegado al límite y que por eso el agua de la lluvia rebrotó e ingresó a las casas.

Colector

“No sabemos con exactitud la profundidad a la que está este colector y si esto colapsa puede ser un peligro para la gente que vive aquí y para los carros que pasan (…)”, indicó.

Para José Quezada, también dirigente barrial de este sector, hay el temor de que con las nuevas precipitaciones, previstas para estos días, los inmuebles nuevamente resulten anegados.

“Queremos que las autoridades entiendan que hay un riesgo, el agua que entró a las casas dañó pisos, electrodomésticos y muebles, y no hay alguien que responda por eso…”, expresó.

Diego Alvarez, vive justo al frente por donde pasa este colector, y según recordó esta conducción tiene al menos 35 años, por cree que necesita una revisión y mantenimiento.

Prevención

Alvarez también teme que se produzcan nuevas inundaciones por lo que pide a la Empresa de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado (ETAPA EP) una inspección urgente.

“No esperemos que pase alguna desgracia para actuar, ya hemos sufrido daños a las casas por el agua que entró, y eso nadie nos va a responder, no esperemos que haya alguna casa caída para recién dar una solución…”, dijo.

Los habitantes de Las Retamas y de otros sitios aledaños como la avenida González Suárez, tiene previsto para esta semana organizar una asamblea general para tratar este problema.

Por ahora solicitan que se cierre el tránsito por la avenida Cordillera a la altura de la Allcuquiro para prevenir accidentes, pues esta prácticamente intransitable. (CSM)-(I)

ETAPA EP

Personal de la Empresa de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado (ETAPA EP), del Municipio de Cuenca, ayer cumplió una limpieza del sistema de alcantarillado en la ciudadela Las Retamas.

Dos vehículos de esta dependencia municipal llegaron a este sector con el fin de revisar las conductores, y se espera una informa para esta semana para resolver las medidas a adoptar.

El Cuerpo de Bomberos de Cuenca recomendó a la ciudadanía que mantenga limpios de los sumideros y desfogues de agua para evitar represamientos debido a que se prevén lluvias para estos días.

ETAPA EP igualmente tiene habilitado el número 100 para que las abonados puedan comunicarse para reportar problemas con la dotación de agua potable y el servicio de alcantarillado.

DETALLES

Al menos 10 viviendas se inundaron este fin de semana en la ciudadela La Retamas, en el sector de Totoracocha, y en la avenida González Suárez, debido al fuerte aguacero.

La Empresa de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado (ETAPA EP), del Municipio de Cuenca, hizo un llamado a la población para que mantenga limpios los sumideros.

De acuerdo con las proyecciones climáticas, está previsto para las próximas 48 horas lluvias dispersar. En este, de acuerdo con los pronósticos, se mantendrán las precipitaciones.

Los servicios de emergencia piden a la ciudadanía evitar acercarse a las orillas de los ríos para prevenir accidentes debido a las crecientes repentinas, que pueden darse en los afluentes.