“El IESS ya no puede ser una vaca lechera”

5268
Luis Mario Tamayo, presidente del hospital Santa Inés

LA ENTREVISTA
Luis Mario Tamayo, presidente del hospital Santa Inés

Luis Mario Tamayo, médico especialista en cuidados intensivos, está 18 años como presidente del hospital Santa Inés. Nuevamente ha sido reelecto para continuar en este cargo por dos años más.
Además, el galeno fue vicepresidente de la Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados del Ecuador (ACHPE); y conoce de gestión, gerencia y administración en el sector de la salud.

– Nuevamente ha sido elegido como presidente del hospital Santa Inés. ¿Qué retos tiene para su nueva gestión?

Hay que entender que la salud es un proceso que no se puede cambiar de la noche a la mañana… Estar 18 años frente a esta institución nos ha permitido tener una idea clara de lo que representa la salud a nivel país… Nos hemos ampliado a ciudades como Loja y Ambato, y hemos conseguido importantes metas como por ejemplo somos el primer hospital privado que contamos con tres equipos de hemodinamia, que se usan para salvar a pacientes que tienen afecciones cardíacas graves… Pero hay que recalcar que nada se puede hacer desde un puesto ejecutivo si no tenemos los recursos humanos pertinentes y es esto lo que marca la diferencia entre los servicios privados y los públicos…

– Usted conoce de cerca la administración en el campo de la salud. ¿Qué debe hacer el Estado para mejorar la salud pública?

Una de las recomendaciones para el gobierno del presidente Lenín Moreno, que está queriendo hacer cambios, es que los cambios no se hacen de la noche a la mañana, los cambios no se hacen cambiando los directivos del IESS (Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social) cada seis meses o cada año, los cambios son procesos que duran años, son cambios estructurales, que persistan, que sean duros y firmes, y que duren en el tiempo…

– ¿Cuál es el principal problema que usted ve el IESS por ejemplo?

Los directivos del IESS tienen el gran problema, que primero tienen que enfrentar las herencias de todas las administraciones anteriores, estas herencias son solo deudas, que lo reconoce muy claramente el actual presidente del Consejo Directivo del IESS, Paúl Granda, deudas que prácticamente le dejan el IESS en banca rota por medidas políticas, tenemos que separar dos cosas, lo que es lo político con lo que es lo humano, la salud…

¿Cómo hacerlo?

Hay que formar un plan estructural, no sé por qué se hacen problemas, talvez sea por la parte política, talvez sea porque no entienden lo que es servir a las personas que lo necesitan, a las personas enfermas, no es posible que el hospital José Carrasco, del IESS, en Cuenca, no se alcance, por qué. Primero tienen que hacer un estudio, existe mucho empleado administrativo y mucho médico, que están creando una burocracia que le cuesta al país, optimicemos los recursos… Olvidémonos de pensar que el IESS es una vaca lechera, no le exprimamos, es nuestro, están afectando a los jubilados, están afectando a los prestadores…

¿Entonces qué recomienda usted para optimizar los recursos?

Por ejemplo propongo la aplicación de un plan piloto en Cuenca, y que luego se analice para extenderse a todo el país. En Cuenca si dividimos en 50 parroquias se puede colocar dos médicos que hagan el triaje (clasificación) de los pacientes para optimizar, no es posible por un simple dolor de cabeza quieran sacar turno para el neurocirujano, por una tos quieran para el neumólogo… Esto no funciona así… En los grandes países le hablo de Italia, Londres, lo que se hace es una red de triaje, se nombran dos médicos por parroquia… Por ejemplo si dividimos en 50 parroquias, con dos médicos que atiendan al mismo ritmo que atienden en el IESS, estarían atendiendo unos 60 pacientes, con lo que se daría atención a unos 3.000 pacientes por día, y con esto se descongestiona el IESS… El hospital José Carrasco debe ser un centro de referencia de tercer nivel de alta especialidad…

– Pero es probable que el IESS no esté en capacidad de contratar más médicos y sobre todo instalar infraestructura en cada parroquia.

Allí viene el otro punto, no se necesita gastar en infraestructura, hablen con las clínicas y hospitales privados, para que ellos implementen esos consultorios y destinen los médicos, y que se reconozca el porcentaje… Si nosotros no tenemos la mentalidad que tiene el noruego, el japonés, el poner el hombro para salvar al país, nuestro país está en peligro, porque todos queremos abusar de la vaca lechera… No es el momento y llamo a todos los afiliados, llamo a todos los colegas para que seamos reales, íntegros y honestos.

– Paúl Granda, presidente del Consejo Directivo del IESS, ha dicho que la situación es realmente grave.

Cómo no va a ser grave si por medidas políticas crean una base de datos con todos los hijos de los afiliados para darles atención, cómo se sostiene esto, sentémonos a conversar, a dialogar, lo que estoy planteado son medidas inmediatas y a mediano plazo, pero hay que dialogar para plantear medidas a largo plazo. Por ejemplo tenemos que ser reales, los seguros privados a usted cuando le atienden le dicen que tienen que dejar un 20%.

¿Entonces este 20% también se debe aplicar a los hijos de los afiliados?

Claro, hagamos que dejen un 20% de una factura, estamos ayudando con el 80%, son medidas creativas que se tienen que ir haciendo pero a base de la experiencia que uno ha ganado en el campo de la salud… Quiero recalcar y esto es fundamental, esto debe saber la ciudadanía, esto debe saber el país, el problema de la salud está en el quintil uno y dos (más pobres), y la alta complejidad está solo en el 10%… No confundamos, nosotros hacemos todo lo contrario, el país está mal manejado, queremos todo lo que es del quintil uno y dos que se atienda en los hospitales de alta complejidad, estamos desperdiciando recursos… No es un mecanismo de captar pacientes sino de dar una atención de calidad a los pacientes…

– Una de las alternativas que también se sugiere para que el Estado gaste menos en salud es crear una cultura de prevención.

La prevención tiene que ser no en áreas focalizadas, tiene que ser una prevención como política de Estado, y esto le compete al Ministerio de Salud Pública (MSP)… Por ejemplo me pregunto qué se ha hecho para bajar la incidencia de los accidentes de tránsito, si usted como conductor tiene un accidente de tránsito y está ebrio, el seguro privado no le cubre, pero la vaca lechera, que es el Estado, tiene que correr con estos gastos… Entonces hay que enseñarle a la gente a respetar las leyes y por ende el conductor ebrio tiene que asumir los gastos…

– Hay una deuda de cerca de 300 millones de dólares a prestadores externos privados. No obstante se dice que algunos rubros no están justificados.

La deuda es altísima a nivel de clínicas privadas, sin embargo, le soy muy honesto, no debemos pensar que somos dueños de la verdad, claro que deben pagar esa deuda, pero previa una auditoría, auditemos, yo no puedo mezclar en una caja de manzanas, manzanas buenas con manzanas dañadas, tenemos que ver… También hubo abusos, talvez no hablo por Cuenca, hablo por otras ciudades, porque creyeron que el IESS es vaca lechera, la deuda está por encima de los 300 millones de dólares…