Comedia produce catarsis que “purifica” a parejas en Ecuador

Las comedias caricaturizan las carencias humanas y ésta específicamente se convierte en "espejo" de muchas parejas que, más que una suma de chistes, encuentran en la obra una reflexión seria, que sacude cimientos de situaciones perennizadas.

1016

La situación de las mujeres en la sociedad y el combate al machismos, temas de la comedia “No eres tú…yo mismo he sido

Quito.- Un tirón de orejas para hombres y mujeres sobre la situación de las féminas en la sociedad, y el combate al machismo así como a la violencia de género, son algunos de los temas que aborda la comedia ecuatoriana “No eres tú…yo mismo he sido”, una catarsis que “purifica” a parejas en Quito.

Para Ramón Serrano, escritor y director del monólogo que se estrenó este mes en la capital ecuatoriana, el llamado “coaching de parejas” produce una “catarsis”, un “estremecimiento que purifica”.

Son sesenta minutos de risas, ironía y humor absurdo, en el que no se dicen “tonterías” y que se convierte en una especie de “terapia” que cala en el público, argumenta para Efe la artista Ana María Balarezo, que lleva 18 de sus 42 años de existencia, vinculada al arte.

A sus 65 años, Serrano rememora que antes el matrimonio era “sagrado”, pero ahora se vive en parejas, muchas de las cuales, “no duran”, y en las que “las más perjudicadas” son las mujeres afincadas en una “sociedad machista”, como la ecuatoriana.

Abogado y licenciado en Ciencias Públicas y Sociales, Serrano considera que la ecuatoriana es una sociedad que dice muchas cosas políticamente correctas “pero que vive de otra manera”, que maneja a nivel privado paradigmas de discriminación, algo que plasma en la obra.

Autor de 38 obras y director de unas 110, Serrano opina que la sociedad, en general ha dejado de creer en utopías y valores, y ahora “lo principal es el hedonismo”, con un cambio en el comportamiento gracias al avance de la tecnología, que en muchos casos ha aislado a los individuos.

Por ello una “educación crítica” en la niñez y la adolescencia es la clave para combatir los desvíos que ve en la sociedad, a la que busca llegar con mensajes muy serios, pero arrancándole carcajadas, explica a Efe.

Las comedias caricaturizan las carencias humanas y ésta específicamente se convierte en “espejo” de muchas parejas que, más que una suma de chistes, encuentran en la obra una reflexión seria, que sacude cimientos de situaciones perennizadas.

Ideas equivocadas

Y por ello, Mary Tyre (protagonista encarnada por Balarezo) habla en el monólogo sobre la equivocada idea de que la mujer, debe esperar la iniciativa masculina para tomar acción.

“Desde pequeños nos han enseñado que el que tiene que tomar la iniciativa para todo es el hombre. Hay que romper esas cadenas, no está en ninguna parte: no está escrito en la Constitución, en el Registro Oficial, en ninguna parte”, reflexiona al subrayar que las mujeres pueden dar el primer paso y romper la estructura machista.

La obra en la que Tyre interactúa con el público, invita a un “análisis interior” para hombres y mujeres pues no sólo habla del machismo, sino también de la existencia de féminas manipuladoras, interesadas o aquellas que gozan con minimizarlos.

“De chiste a chiste hacemos que se den cuenta de la química de pareja”, explica la actriz de teatro, cine y televisión, para quien en los actuales “difíciles” momentos, la comedia es un buen mecanismo para llegar a la gente.

Serrano y Balarezo trabajan juntos hace ocho años y coinciden en que muchas veces se utiliza el humor para decir cosas que están vedadas.

Recalcan que en la pareja el amor es un asunto de dos, que jamás debe consentir violencia de ningún tipo y en ninguna etapa.

Si ve dependencia “huya”, si siente posesión “huya”, repite la actriz sobre las tablas en un claro mensaje para romper de raíz con relaciones tóxicas.

El monólogo transmuta a una conferencia “muy cómica” sobre parejas, que Serrano espera que trascienda y sea el génesis de una “terapia” para reconocer errores y aceptar que “no eres tú…yo mismo he sido”, título de la obra, que se exhibirá hasta el 3 de febrero en la Casa Toledo de la capital ecuatoriana.

Sobre el divorcio

Una “terapia” de la que preparan ya una nueva “sesión” con otro monólogo en el que se habla del divorcio, los hijos y la importancia de iniciar una nueva vida, según Balarezo, que para la actual obra acudió al consejo de psiquiatras y psicólogos.

“Tenemos miedo a crear una nueva vida. Somos seres de costumbre y tenemos que desatar eso”, sentenció la actriz que ha actuado en 22 obras de teatro y cinco monólogos. EFE