Sabores de 5 naciones en una sola cuadra

El sector de La Merced toma el pulso a la Cuenca cosmopolita. Otros Negocios ofertan desde comida peruana y colombiana hasta gastronomía exótica de Pakistán o la India. Ciudadanos de múltiples nacionalidades habitan o visitan Cuenca: ciudad cosmopolita, pluricultural, multilingüe, una diversidad social y cultural que se vive, respira y hasta degusta en sus calles. Así, en menos de una cuadra de la calle Honorato Vázquez, (entre Hermano Miguel y Borrero), hay una rica oferta gastronómica de cinco nacionalidades.

764
En sentido este-oeste, en la acera derecha de la calle Honorato Vázquez se oferta gastronomía colombiana, repostería francesa y más. PSR

El sector de La Merced toma el pulso a la Cuenca cosmopolita. Otros Negocios ofertan desde comida peruana y colombiana hasta gastronomía exótica de Pakistán o la India.

Ciudadanos de múltiples nacionalidades habitan o visitan Cuenca: ciudad cosmopolita, pluricultural, multilingüe, una diversidad social y cultural que se vive, respira y hasta degusta en sus calles. Así, en menos de una cuadra de la calle Honorato Vázquez, (entre Hermano Miguel y Borrero), hay una rica oferta gastronómica de cinco nacionalidades.

Thai Connection Restaurante”, cuyo símbolo es un Buda sentado en la posición de meditar, es, quizás, la más exótica. Ofrece comida del antiguo Siam, Tailandia, un país situado al sur de China. Ronald Bustamente, nativo de Loja, y su esposa tailandesa son los propietarios.

La gastronomía de este país se caracteriza por sabores dulces, picantes y ácidos. El platillo insignia es el “Pad Thai”: fideos, arroz, vegetales, carnes (varias opciones) y salsa de tamarindo. El pescado, la salsa de ostras son ingredientes de otras preparaciones, explica Bustamante, en este rincón plurinacional. Él, ecuatoriano; esposa, tailandesa; empleados, venezolanos.

A solo unos pasos de este local está “Perú Mucho Gusto”, regentado por Gabriel Vives Mauri. El restaurante se llama igual que la frase emblema usada por el gobierno peruano para promocionar su gastronomía. En ella predominan los platillos del mar.

El plato típico es el ceviche, pero también está la parihuela, conocida por su múltiple contenido de mariscos; e igual, el carrusel, el chicharrón de pescado, los camarones en múltiples preparados. Al interior, un decorado que evoca al Perú: una foto dominante de Machu Picchu, una camiseta blanca con la franja roja diagonal, la número 10 del célebre futbolista de los años 1970 y 1980.

Unos pasos más y se llega a “Nuestra Receta”, de comida casera ecuatoriana. Flor Espejo cuenta que su propuesta es ofrecer lo que todos los días está en las mesas ecuatorianas: bolones, mote pillo, mote sucio, papas con cuero. “Voy a hacer una sopa de nabos”, contesta a una cliente que pregunta por lo que tendrá para el almuerzo y deseaba algo saludable.

Cruzando la calle está “Moliendo Café”, fundada por Magnolia y Miguel, hace 18 años. Ellos ya no están, sino Jannet y Javier, pero igual, se respira a Colombia. La bandeja paisa (fréjol, arroz, chicharrón, chorizo, aguacate, huevo) platillo de la región de Antioquia, norte de Colombia es la especialidad. No faltan la arepa y el “tintico”.

De allí, unas puertas calle arriba está “El Francés”, una repostería. Julien André, artesano pastelero, conoció a su esposa cuencana en Bélgica. El contacto gracias a un grupo de amigos se convirtió en amistad que derivó en amor.

Ya en Cuenca, los seis años de formación en repostería le llevaron a abrir un local repostero. Sus especialidades son: macarrons, croissants (pan relleno, de hojaldre), brioche, baguette, entre otras.

Cerca de allí, en la Calle Larga, la oferta gastronómica continúa, proveniente de Pakistán, India y otras nacionalidades, a cargo de emigrados que, ya hace años, vieron al país como una opción de migración y de vida. Algunos, inclusive, establecieron los primeros espacios para reunirse y orar, conforme a la fe islámica, los viernes por la tarde, en improvisadas mezquitas. (AVB)-(I)

IDIOMAS

Numerosos nombres de locales anuncian en la ciudad en varios idiomas, así se lo puede ver en un tramo de la Gran Colombia y General Torres. “Wanderlust Hostel”, rótulo a la entrada, hace pensar en un propietario alemán, pero no. Según Jefferson Rojas, administrador, la frase tiene dos significados, en inglés y alemán: “Pasión por Viajar” y “Pasión por la Montaña”.

Heritage Woman Boutique” dice un rótulo a puerta seguida, una palabra inglesa y dos francesas, algo así como; “Patrimonio, tienda para damas”. Eulalia Bautista, administradora, dice que la llamó “Patrimonio” porque Cuenca tiene esta condición.

El otro local próximo es “Clishé”, de múltiples significados: desde artes gráficas a una conducta repetida. El nombre nos lo sugirió un amigo diseñador y nos gustó, dice Max Quezada, administrador. (AVB)-(I)