Consejos para acordar el sueldo en una entrevista de trabajo

1339

En el primer mes del año la mayoría de personas busca acceder a una nueva oferta laboral y en ciertas oportunidades lo más complicado de manejar es justamente acordar el salario con un potencial empleador. Por ello, Adecco, empresa referente mundial en soluciones de Recursos Humanos, brinda una serie de recomendaciones para acordar la remuneración de la mejor manera en un proceso de selección.
1. Informarse sobre las condiciones que ofrece la empresa
Conocer cuáles son los sueldos medios de la empresa a la que se aplica resultará de utilidad para saber si el monto que se tiene en mente es realista. También es importante conocer qué otras ventajas ofrecen a sus colaboradores, como: seguro médico, flexibilidad horaria, etc. Existen muchas empresas que pueden tener sueldos más bajos, pero lo complementan con algunos beneficios adicionales. Por ello, depende de cada persona el evaluar qué aspecto prefiere priorizar.
2. Mantener una actitud abierta y amable
Siempre hay que cuidar la imagen. Por eso, se recomienda mantener una actitud abierta, amable, educada, humilde y conciliadora a la hora de presentarse en una entrevista. Y, por supuesto, hay que recordar que las políticas de salario son diferentes en cada empresa.
3. Pedir un número “justo”
Ni más, ni menos. El trabajo de cada persona vale un dinero específico así que es justo que se reclame esa cantidad. Uno de los grandes mitos sobre el acuerdo salarial es que aceptar un sueldo bajo aumentará las posibilidades de acceder al puesto que se desea. Conocer los sueldos medios permitirá saber más acerca de cuánto vale realmente el trabajo, teniendo en cuenta la experiencia y méritos que hace cada uno de los empleados.
4. Preparar el argumento
Cuando se especifique el monto que se pretende alcanzar como remuneración, lo habitual es que el reclutador devuelva una pregunta: ¿por qué? Es fundamental estar listo para responder esta pregunta, para lo que se recomienda preparar un listado de argumentos para poder defender la propuesta. Siempre hay que tener en cuenta la formación y las experiencias que se han tenido y los resultados obtenidos de ellas.
5. Ser realista
Al intentar acordar un buen salario con un potencial empleador, no se debe perder de vista cuál es el sueldo habitual dentro del sector. En este caso, ser realista es la clave. Aprender a acordar el sueldo sirve para conseguir una remuneración competitiva en el mercado, pero siempre dentro de lo posible.
6. No aceptar la primera oferta si es demasiado baja
A la hora de acordar un salario, si el monto es considerablemente más bajo que el solicitado se recomienda no aceptarlo. Es probable que sea negociable y es éste el momento para hacerlo.
7. Ampliar las opciones
Si la oferta final de dinero no es lo que se espera, siempre se pueden acordar otro tipo de condiciones que también pueden resultar interesantes: más días de vacaciones, horario flexible, capacitaciones, entre otras. La formación dentro de la empresa suele ser uno de los incentivos más atractivos para trabajadores con poca experiencia, porque les permite acceder a mejores trabajos en el futuro. Escuchar y poder ampliar las condiciones que se buscan es la clave.
8. No aplazar la respuesta
Si se consigue el objetivo buscado, lo ideal es aceptar de inmediato. De lo contrario, se estará demostrando una falta de interés en la propuesta. Siempre es bueno pensar antes de aceptar una oferta de trabajo, mientras que sea prudencial el tiempo que uno se tome para ello.
Otras recomendaciones
• Negociación: Discutir un rango salarial estimado
A la hora de ofertar un puesto, los empleadores generalmente no se plantean un salario concreto, sino un rango salarial que están dispuestos a aceptar, y llegarán al punto más alto si el candidato lo merece. Hay que saber que, una vez llegado al punto de la selección en el que se van a discutir las condiciones y el salario es seguro que la compañía está interesada en contratar al empleado.
• Interés: Demostrar pasión por el trabajo buscado
Durante la entrevista laboral hay que demostrar interés, la pasión por ese trabajo. El aspirante al puesto debe demostrar que realmente ese es el trabajo que está buscando, convencer al reclutador de que le apasiona ese puesto, que la preparación que tiene lo hace la persona perfecta para el puesto y que si lo contratan, va a dar todo por la empresa.