Operación Reinhard, el macabro plan con el que los nazis exterminaron en 3 meses a 1,47 millones de judíos

855
Una reciente investigación arrojó nuevos datos sobre la Operación Reinhard, uno de los episodios más escalofriantes del Holocausto en el que murieron cerca de 1,5 millones de judíos.

Fue la mayor campaña de aniquilación de judíos ejecutada por los nazis durante el Holocausto. Ahora, una nueva investigación histórica revela datos aún más escalofriantes sobre el alcance y la velocidad de ejecución de la Operación Reinhard.

Durante un período de 100 días, aproximadamente 1,47 millones de judíos procedentes de la Polonia ocupada fueron asesinados por los nazis. La mayor parte de ellos perdieron la vida en las cámaras de gas en los campos de exterminio de Belzec, Sobibor y Treblinka.

Según el estudio “Cuantificando el Holocausto: tasas hiperintensas de homicidio durante el genocidio nazi”, publicado este semana en la revista Science Advances, durante el periodo transcurrido entre el 22 de julio y el 4 de noviembre de 1942 fueron aniquilados una cuarta parte de todos los judíos que murieron en el Holocausto.

De acuerdo con esas cifras, los meses de agosto, septiembre y octubre de 1942 probablemente sean los más sangrientos de la historia.

La mayor parte de los judíos procedentes de Polonia fueron asesinados durante la Operación Reinhard en los campos de Sobibor, Treblinka y Belzec (en la imagen).

Los números dan vértigo. Según estas estimaciones durante ese período se produjeron casi 500.000 muertes al mes, lo que significa unos 16.000 asesinatos al día, unos 666 por hora o unas 11 muertes por minuto.

La investigación estuvo a cargo del profesor Lewi Stone, de la Universidad de Tel Aviv, y se basó en el análisis de una base de datos sobre las frecuencias de los trenes en los que eran enviados los judíos detenidos por los nazis hacia los campos de exterminio compilada por el profesor Yitzhak Arad, un historiador especializado en el Holocausto.

Las matemáticas de la muerte
La Operación Reinhard comenzó en marzo de 1942 y se extendió durante unos 21 meses hasta finalizar en noviembre de 1943.

“En esta operación, los tres campos clave de exterminio -Belzec, Sobibor y Treblinka- fueron establecidos con la intención de eliminar a cada uno de los judíos en la Polonia ocupada por Alemania.

Los tres “campos de la muerte” nazis o “centros de exterminio” eran tristemente conocidos por sus muertes masivas a escala industrial y por su habilidad para liquidar rápidamente a comunidades judías enteras con la ayuda de la tecnología de las cámaras de gas”, señala Stone en su estudio.

El nuevo estudio se basó en las frecuencias de los trenes en los que eran enviados los judíos detenidos por los nazis hacia los campos de exterminio.

El investigador agrega que son pocos los registros detallados sobre estas muertes debido al secreto absoluto que guardaban sobre esta operación los nazis, quienes deliberadamente destruyeron o quemaron los registros durante la guerra para evitar dejar pruebas incriminatorias.

Es aquí donde la base de datos de Arad arroja nuevas luces.

Utilizando registros de la antigua compañía nacional de ferrocarriles de Alemania (Deutsche Reichsbahn), de los guetos, de los juicios de posguerra y de otras investigaciones, el historiador reunió información sobre más de 480 trenes de deportación de judíos desde 393 pueblos y guetos de Polonia hacia estos campos de exterminio y ofrece estimaciones sobre el número aproximado de víctimas que viajaba en cada tren.

Para esto se apoyó también en el testimonio de los pocos sobrevivientes que hubo en estos campos.

La investigación reunió información sobre más de 480 trenes de deportación de judíos.

Según estos cálculos, en el campo de Belzec murieron 515.000 judíos, en Sobibor, 126.000; y en Treblinka, 897.000.

Orden macabra

Uno de los hallazgos del análisis que realizó Stone de esta base de datos es que, pese a que la Operación Reinhard duró casi dos años, en realidad hubo este período de tres meses en el verano-otoño europeo de 1942 cuando se produjo la mayor cantidad de muertes.

El investigador hace referencia a una orden emitida el 19 de julio de 1942 por Heinrich Himmler, un alto comandante nazi que estuvo a cargo de la creación de los campos de exterminio, para la eliminación de todos los judíos de Polonia antes de diciembre de ese año.

“Estas guías iniciales fijaron un límite temporal para toda la Operación Reinhard y, aunque las guías no se cumplieron en la práctica, influyeron fuertemente en su eficiencia y su calendario”, apunta Stone.

Heinrich Himmler, en esta imagen a la izquierda junto a Adolf Hitler, fue uno de los líderes nazis que estuvo a cargo de la creación de los campos de exterminio.

Esa orden de Himmler coincide con otras informaciones, incluida la data compilada por Arad, que revelan una aceleración del proceso de traslado de judíos hacia estos campos de exterminio que se habría iniciado en torno al 22 de julio de 1942 y que se mantuvo hasta el 4 de noviembre.

A partir de entonces, según el estudio, el ritmo de ejecuciones descendió porque ya casi no había víctimas potenciales.

“Para diciembre de 1942 quedaban relativamente pocos judíos en la GG (Gobierno General, nombre que le daban los nazis a la región conformada por la Polonia ocupada) así que la tasa de asesinatos probablemente se redujo debido a la dificultad de reunir víctimas, en consonancia razonable con la orden original de Himmler”, afirma Stone.

Más víctimas que en Ruanda

Otro de los hallazgos de la investigación de Stone apunta al hecho de que el ritmo de ejecuciones durante la Operación Reinhard superó con creces el del genocidio de Ruanda.

“Los libros con frecuencia indican que la tasa de muertes en el genocidio de Ruanda fue tres o cinco veces más intensa que en el Holocausto. Nuestros resultados nos permiten demostrar de forma cuantitativa que esa afirmación es incorrecta”, apunta el experto.

Órdenes de Himmler fueron determinantes para que se acelerara el traslado de judíos a los campos de concentración en el verano europeo de 1942, cuando se produjo la mayor cantidad de asesinatos.

Stone señala que durante el genocidio en Ruanda se producían unas 243.300 muertes al mes. Por contraste, según su estudio, durante agosto y septiembre de 1942hubo casi 500.000 muertos al mesbajo la Operación Reinhard.

El investigador afirma que las cifras incluidas en su investigación son conservadoras al representar un mínimo realista, pero que probablemente los números reales fueron mayores.

Se calcula que a lo largo de toda la Operación Reinhard fueron asesinados 1,7 millones de judíos. (BBC Mundo)