En Biblián adquieren un terreno para la protección de las fuentes hídricas

Dos meses duro el proceso de expropiación del predio, ubicado en lo alto de la parroquia Jerusalén.

1842

Con el único objetivo de garantizar a futuro la calidad de agua potable para los hogares del centro y las cuatro parroquias rurales, la Municipalidad de Biblián adquirió un predio de aproximadamente 30 hectáreas, en la comunidad Cachi, sector Queseras-Bolahurco, ubicado en la parte alta de la parroquia Jerusalén.

El anuncio lo hizo ayer en rueda de prensa el alcalde Guillermo Espinoza, acompañado de Byron Llivicota, responsable de la Dirección Ambiental del Municipio. Para la adquisición del terreno, se invirtió cerca de 100.000 dólares, de los cuales, el 35 por ciento corresponden a los recursos de la Tasa ambiental que recauda la institución por ordenanza, y el 65 por ciento restante a los recursos de otras partidas vía reforma presupuestaria.

El predio se consiguió a través de un proceso de expropiación a los terrenos de la familia Vintimilla-Martinez. Dicho proceso inició desde hace dos meses, y se finiquitó la semana pasada, sin presentarse mayores contratiempos.

El alcalde Guillermo Espinoza dijo que la adquisición del terreno está dentro del proyecto de Gestión Integrada del Páramo y la Subcuenca y Microcuencas Hidrográficas que busca precautelar las áreas naturales. Señaló que el Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial indicó la necesidad de cinco hectáreas, pero la administración municipal adquirió 30 hectáreas.

“Incluso existe una siguiente fase para la adquisición de 40 hectáreas más en la zona. Sentamos bases sólidas para asegurar el líquido vital para las próximas generaciones”, aseguró el burgomaestre.

Resaltó la importancia del predio para Biblián porque administraciones municipales anteriores permitieron que otros cantones se lleven el agua de Biblián. “Existen juntas de agua potable de Azogues que tienen ahí el derecho adjudicado”.

Acciones

De su lado, Byron Llivicota, responsable de la Dirección Ambiental del Municipio, manifestó que el predio tiene una gran capacidad hídrica, pues se han determinado algunas fuentes y vertientes que pueden proveer a futuro del líquido vital a Biblián. Esto, por la cota de altura del predio (3.800 metros) en relación a las poblaciones aledañas (2.600 metros).

Llivicota expresó que se reunirán con las juntas de agua y habitantes de la zona para iniciar medidas temporales de protección del predio, pues se prevé para el segundo semestre de 2019, una intervención integral mediante la remediación de ciertos espacios erosionadas con especies nativas, potenciar el recurso hídrico, y sobre todo, cuidar del daño que ocasiona el hombre.

Explicó que el mantenimiento del predio se hará con los recursos de la Tasa ambiental que no son suficientes, por lo que pidió a la ciudadanía que cumpla con el pago, incluso habló de la necesidad de un aporte mayor, considerando que la protección de las fuentes hídricas, garantizan la vida en el futuro. (BPR)-(I)