Cancha del estadio de Cuenca se oxigena con cerca de ocho millones de perforaciones

En diez días la cancha estará lista para su uso en un 90 %. Llegará a un 100 % conforme se vaya podando.

645
dig

Juan Carlos Larco observa cada acción que realiza el personal sobre la cancha de estadio Alejandro Serrano Aguilar. Es el gerente operativo de Pro Estadio que desde el miércoles empezó los trabajos de aireación y descompactación de la cancha por gestión exclusiva del Deportivo Cuenca.

El profesional estima que este sábado por la tarde terminarán la primera etapa. Después tendrá que reforzarse con un riego muy uniforme, constante en aproximadamente ocho a diez días.

En ese lapso la cancha estará lista para su uso en un 90 %. ”Llegará a un 100 % conforme se vaya podando. Es como el cabello de una persona, cuando se corta muy seguido tiende a crecer muy seguido”.

Sistema

Larco explica que la cancha tiene aproximadamente 7.700 metros cuadrados. Se aproxima a los 8.500 a 9.000 metros, con las áreas aledañas. Con apoyo de una máquina, “por metro cuadrado se hacen aproximadamente 100 orificios, estamos hablando de cerca de 8’000.000 de perforaciones que se hacen para mejorar el crecimiento de la planta y la permeabilidad de la cancha”.

Dependiendo de la dureza del terreno los orificios alcanzan una profundidad entre 15 a 17 centímetros. “Si ahora lloviese un fuerte aguacero no tuviéramos inconveniente porque el agua filtraría sin problema al sistema de drenaje de la cancha, si lo tiene. Si tiene un sistema natural va a llegar a cierto punto que se sature y no va a filtrar el agua”.

Entre hoy y mañana procederán a botar abono granular y líquido, orgánicos, para no tener problemas con el ambiente. Todo este proceso requiere una inversión de casi USD 12:000. Larco recomienda hacerlo una vez cada tres o cuatro meses “para que la cancha se mantenga en buenas condiciones”.

Mientras la máquina (al fondo) hacía 100 orificios por metro cuadrado, en el área del arco sur los obreros trataban de eliminar los montículos de tierra que le hacían irregular a la cancha del estadio Alejandro Serrano Aguilar. BST

Irregularidad

Con apoyo de picos, palas y barretas, otros obreros levantaban y enrollaban ayer el césped que cubría el área del arco sur. Según Larco, el objetivo es remover la tierra y eliminar los montículos que le volvían irregular al gramado. “Después de esto la cancha quedará planita”, asegura.

El mismo procedimiento estaba destinado para el área central y del arco norte. “Toda cancha es salvable, sólo se necesita la maquinaria y el conocimiento del personal”, acota Larco quien llegó a Cuenca tras dar tratamiento a las canchas de los estadios Bellavista y Echa Leche, en Ambato. (BST)-(D)