Miles de feligreses festejan a la Virgen de la Nube

Cada 01 de enero, la imagen de la Virgen recorre las principales calles y avenidas de Azogues, acompañada de los devotos.

1483

Con un manto blanco de seda que simboliza paz y tranquilidad, ayer la imagen de la Virgen de la Nube, recorrió las principales calles y avenidas de Azogues. Miles de personas de diferentes partes del Cañar y de provincias vecinas como: Azuay, Chimborazo y Guayas le rindieron honores.

Y es que nadie quiso perder la oportunidad de iniciar el 2019, acompañando a la protectora de Azogues en su recorrido triunfal por la capital de la provincia del Cañar. Muchos llegaron desde tempranas horas al Santuario Franciscano, dejando a un lado la mala noche por los festejos de Fin de Año, con los únicos objetivos de agradecerle por todos los favores otorgados y pedirle las bendiciones para sus familias.

Los feligreses llegaron al Santuario, ubicado en las partes altas de Azogues, llevando imágenes, cuadros, estampillas y más artículos religiosos relacionados a la Virgen de la Nube, que cada 01 de enero celebra su fiesta mayor que organiza la comunidad franciscana con el apoyo de diferentes grupos religiosos e instituciones públicas-privadas.

Ceremonia

Los festejos a la Virgen iniciaron a las 05:00, pero desde las 10:00 los actos de mayor congruencia de personas. En el templete de la Unidad Educativa San Diego de Alcalá, nuevamente se celebró la misa campal que dirigió monseñor Oswaldo Vintimilla, arzobispo de Azogues, acompañado de más sacerdotes, entre ellos Jesús Barahona, ministro provincial de los Franciscanos en el país.

Monseñor Vintimilla recordó que la Virgen pide a todos los católicos que escuchen la palabra de Jesús, y sobre todo, que la cumplan para vivir en armonía. Resaltó la importancia de la Virgen de la Nube para todos los azogueños y habitantes de otros rincones del país que la veneran y le tienen mucha fe.

Al finalizar la eucaristía (11:30), se efectuó la procesión con la imagen de la Virgen de la Nube. Los fieles recorrieron las calles y avenidas: De la Virgen, 3 de Noviembre, 10 de Agosto, 24 de Mayo, Azuay, Vía Oriente, concluyendo en el Santuario Franciscano con la bendición respectiva. Durante el paso de la imagen, los vecinos arrojaron globos, serpentinas, entre otros materiales.

En el trayecto, se dio la oportunidad para que muchos de los devotos carguen la imagen de la Virgen en sus hombros, mientras un fuerte cordón policial la custodiaba en su paso por la cabecera urbana.

Devoción

Cada 01 de enero, desde las 05:00, María Elena Morocho, acompañada de otros amigos atletas, participa de la tradicional carrera en honor a la Virgen de la Nube que se realiza desde Cuenca hasta Azogues. Manifestó que la mejor forma de iniciar el año es hacer deporte, visitando a la Virgen, a la que agradece por cuidar a su esposo, hijos, nieto y más familiares.

María Carangui, moradora de los alrededores del Santuario Franciscano, expresó que su padre, quien fue el primer síndico de la ciudad, tenía la costumbre de colocar un altar junto a la puerta de su casa. “Yo continúo con la tradición en las festividades de la Virgen, para pedirle por la salud de todos mis familiares, en especial de mi madrecita de 92 años de edad”.

De su lado, Magdalena Asitimbay, habitante de Pucaloma e integrante de uno de los coros de la Virgen, dijo que pertenecer a los coros es una herencia de su familia, “con lo que agradezco a la Virgen de la Nube por tener bien a mis hijos en los Estados Unidos, quienes migraron desde hace algunos años atrás, en busca de mejores días”. (BPR)-(I)