Vía consultas elaboran la Agenda Urbana Nacional

549
Vista panorámica del Centro Histórico; la expansión de la ciudad es constante y requiere ordenamiento controlado para aprovechar el espacio y disminuir costos de servicios. Archivo

Con relación a Cuenca, su ritmo de crecimiento la encamina, en no muchos años, a ser una conurbación.

El Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (MIDUVI) ha aplicado encuestas por el país, con el fin de conocer qué espera la población de sus ciudades para el futuro y cómo las mira en los años siguientes. El objetivo de este y otros mecanismos de colectar información es elaborar una Agenda Nacional Urbana.

En el año 2016 se dio la cumbre Hábitat III impulsada por las Naciones Unidas sobre la vivienda y el desarrollo sostenible, en esta ocasión el país se comprometió a elaborar una agenda urbana nacional con la participación de múltiples actores sociales.

En varias sesiones se ha trabajado con gobiernos autónomos descentralizados, mujeres, estudiantes, el Consejo de Discapacidades, sectores sociales, señala Daniela Carrasco, coordinadora regional del MIDUVI.

Algunas ciudades ecuatorianas están en el tránsito de convertirse, de ciudades pequeñas o intermedias en ciudades grandes y esto es un reto al que se quiere contribuir, puntualiza la funcionaria.

El peligro es que la planificación del crecimiento de las urbes se haga solo desde la institución, por ello debe tener prioridad el diálogo con los ciudadanos, con todo el conjunto social mediante diálogos abiertos, cuyas propuestas se han recogido en Cuenca, Azogues y Macas.

Para el caso de la capital azuaya, la ciudad requiere organizar su espacio natural. Para el efecto deben considerarse factores como la población, la ubicación de las viviendas, la conexión de las vías urbanas, su accesibilidad, pero también de dónde vienen los alimentos para la población, el estado de las aceras, hasta los espacios que requieren las madres para los coches de sus bebés, detalles que parecen ínfimos pero que son muy importantes para determinar la calidad de vida de la población.

Una Agenda Urbana considera puntos como estos y en su producción participan los municipios, universidades, Estado y, sobre todo, los ciudadanos.

Con relación a Cuenca, su ritmo de crecimiento la encamina, en no muchos años, a convertirse en una conurbación, es decir, a unirse con territorios de otros municipios como Azogues y Déleg. Los candidatos a alcaldes deberían tener en cuenta hechos como este en sus planes de ordenamiento territorial y de trabajo, manifiesta Carrasco.

A su vez, los planes de ordenamiento territorial, las agenda ciudadanas deben corresponder con los grandes objetivos de desarrollo nacional y de ahí la importancia de preparar estas agendas. “No solo ordenar las casas y vías sino el espacio que la acompañan”. (AVB)-(I)

RECURSOS

Una ciudad que se expande necesita de más recursos: obras, servicios básicos, pavimentación de vías; hay lotes vacíos que inflan su valor, entonces se debe plantear la reflexión sobre la edificación de inmuebles de viviendas en varios pisos (crecimiento en altura), porque así se aprovecha mejor tanto el espacio como los equipamientos.

Así mismo, se debe discutir sobre preservar espacios de las áreas rurales tanto para áreas verdes como para el uso agrícola, esto último con el fin de garantizar la soberanía alimentaria, o sea el abastecimiento de alimentos con los propios productos locales, explica Patricia Huiracocha, arquitecta, directora provincial del MIDUVI en el Azuay. (AVB)-(I)