Un intento de soborno evidencia a la mafia del fútbol ecuatoriano

5472
Foto: Cortesía
El Campeonato Ecuatoriano de Fútbol no terminó sólo con cotejos jugados, sino con declaraciones fuertes contra el balompié del país. En octubre salió a la luz una denuncia de presuntos amaños de partidos por parte de clubes, ofreciendo dinero a jugadores para pactar el resultado de un encuentro. Esta noticia forma parte del especial de Ecuadorinmediato “Los 15 hechos de Ecuador en 2018”.

El caso comenzó cuando se filtró un audio en el que se escucha a Genaro H, presunto intermediario entre clubes y futbolistas, hablando con Miller Salazar, directivo de Macará: “(…) Estaba llamando por ahí a ver si le interesa que le haga un camellito el día lunes. (…) Puedo hablar con Padilla, si usted me da el ok y me dice cuánto más o menos puedo ofrecer. Yo puedo buscarle a Padilla o al lateral izquierdo”.

Genaro H., en una posterior entrevista, admitió que intentó sobornar a un futbolista de El Nacional por pedido de la dirigencia del Macará. “El señor Salazar se me acercó para que les ayudara con este partido y de ahí mi nombre ha estado involucrado en esta vaina de arreglar partidos. Mi nombre está manchado y es verdad, lo admito, pero no estoy de acuerdo en que el señor Miller Salazar me ha puesto una demanda a mí como que yo lo estoy extorsionando”, comentó.

Asimismo, el presunto intermediario explicó que el presidente del Macará pidió que “arreglara” el partido con futbolistas de Liga de Quito. “Ellos me iban a pagar por ese partido. Me iban a dar cierta cantidad por el empate y cierta cantidad por la victoria. Aquí los equipos pequeños les ganan a los grandes y ¿saben por qué pasa? Incluso ayer escuché unas declaraciones y dizque me involucraban con Liga de Portoviejo, pero eso fue por otro tema. El Campeonato Nacional es una mafia”, finalizó.

El Macará y El Nacional rechazaron tales acusaciones, incluso, el cuadro ambateño inició acciones legales contra Genaro H. La directiva del club interpuso una denuncia en la Fiscalía contra el imputado por el presunto delito de extorsión. Salazar comentó, ante las acusaciones, que estaba sorprendido por estas palabras y que no pagó a Genaro H. por estos supuestos amaños.

El técnico de Macará, Paúl Vélez, aseguró que estas denuncias surgieron por el buen momento por el que pasaba su equipo en el campeonato. “El tema de los audios explotó en un mal momento, no culpo a nadie, pero para mí hay algo detrás de esto, frenar a Macará, hacer daño, tender una trama , desconcentrar, etcétera. Siempre va a molestar ver a un equipo de un presupuesto de USD$ 70 mil dólares mensuales ser puntero. En lo dirigencial, infiero que a Miller Salazar lo quieren hacer un lado por pensar diferente”, mencionó.

Tras estos sucesos, la Liga Profesional de Fútbol suspendió a Salazar. La medida fue apoyada de manera unánime, con lo que el directivo no podrá asistir a las reuniones del Consejo de Presidentes, ni podrá ostentar alguna dignidad en el organismo. La LigaPro además, conformó una comisión que investigará la denuncia.

Por su parte, Carlos Villacís, presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), ratificó la necesidad de sanear el fútbol ecuatoriano. “He pedido que se actúe de acuerdo al reglamento y se harán los expedientes a todos los equipos involucrados”.

El guardameta de El Nacional, Johan Padilla, a quien, presuntamente, habría contactado Genaro H., negó las acusaciones. “Jamás he sido parte de este tipo de amaños, los cuales van en contra de los principios que tengo como persona y del deporte que practico y al que me debo”.

Este no fue el único caso de aparente corrupción en el balompié ecuatoriano. Hubo otra denuncia, en segunda división, contra Guayaquil Sport por presunto intento de soborno a 3 jugadores de Independiente Juniors (filial del equipo sangolquileño). (BGV)

Fuente: Ecuadorinmediato