Área de cuidado del agua

Nicanor Merchan Luco

390

En una publicación los investigadores Galo Carrillo, Rolando Célleri y Jorge Bendix, Técnicos del Departamento de Recursos Hídricos de la Universidad de Cuenca, dieron a conocer que los páramos de esta región de la biósferas del macizo del Cajas están emitiendo carbono a causa de la disminución del agua en las alturas. El ecosistema de páramos cumple con el trabajo de retener y controlar el flujo de las aguas de altura pero éstos ecosistemas son emisores de dióxido de carbono -CO2- que al llegar a la atmósfera contribuye al efecto invernadero y al calentamiento global que se produce en la zona de páramos los que se descomponen por falta de agua. Los páramos y humedales secos que contienen gran cantidad de materia orgánica se degradan y producen este carbono. Los páramos al perder carbón, en vez de capturarlo, se vuelven áridos y pierden su capacidad de retener agua. Otro de los factores que afectan a los páramos es el avance de la frontera agrícola.

Con el propósito de cuidar el agua en los páramos en Quito se crea la primera área de cuidado del agua. En el sector conocido como Ponce – Paluguillo, ubicado en la cuenca alta del río Guayabamba cerca de la vía a Papallacta – Pinta y cerca del área de conservación Cayambe – Coca – Antisana. El propósito es mantener a esta área prístina para fortalecer la protección del agua con lo que de hoy en adelante el Ecuador tendrá oficialmente su primera área de protección hídrica. Esta es una nueva clasificación de una zona muy importante para el abastecimiento del agua la que servirá para algunas comunidades y sobre todo para la ciudad de Quito. También este lugar dotará de agua para riego, para el sector agropecuario cercano al área con esto los beneficios son múltiples se cuida el páramo, la retención de agua, la preservación de los humedales y sobre todo el almacenamiento de agua que servirá para los sectores humanos conservando como punto de partida la fauna, la flora y los ecosistemas.

Aquí en el Azuay en los páramos del Can Can bien se puede conformar una nueva área para el cuidado del agua, la protección de los páramos y sus ecosistemas están conservados, los humedales todavía funcionan y producen una gran cantidad de agua y lo que es más importante en poco tiempo más existirá allí cerca de Soldados una represa que permitirá guardar una abundante cantidad de agua que servirá para la ciudad de Cuenca a través de la planta denominada Yanuncay II. Es decir que esta vasta extensión cumple con todas las características iguales a las existentes en el área para cuidar el agua de Quito. Las autoridades locales y el Ministerio del Ambiente no pueden perderse la oportunidad de guardar el agua para Cuenca, en los páramos de Soldados, Gal-Gal, Can Can y Pimo y cuidar su fauna y flora. Ya los expertos nos están anticipando que los páramos se están secando y por otro lado nos cuentan que en Quito se preservan las fuentes de agua, nosotros no podemos dar espaldas a esta realidad. (O)