Resurgimiento de una leyenda

Marco Antonio Piedra Aguilera

519

Bohemian rhapsody, nombre con el cual se le da la oportunidad a las nuevas generaciones de que conozcan a una gran leyenda de la música cuyo nombre es Farrokh Bulsara, o conocido comúnmente bajo su nombre artístico de Freddie Mercury, líder y voz única de la afamada banda británica Queen formada en los años 70.

Una buena idea, sumado a un buen contenido y visión estratégica de parte de las personas que conforman el mundo cinematográfico permite que en estas últimas semanas la influencia generada por una película que habla sobre la vida del líder de esta banda de rock sea realmente grande, a tal punto que luego de varios años esta agrupación llega a ubicarse entre los primeros sitiales de las plataformas de música utilizados por un segmento juvenil, con lo cual se deja de lado a ciertos géneros musicales con poco contenido lirico y de sonido, que usualmente solían ocupar estas posiciones.

Con esta, son varias generaciones que hemos podido disfrutar de los acordes emanados por una de las mejores voces de todos los tiempos, cuyo portador además de contar con este fabuloso don se hizo acreedor del título de haber creado una de las mejores canciones del siglo XX, catalogada de esta manera por revistas especializadas en el tema y de alto renombre mundial. Canción cuyo nombre es igual al de la película comentada.

Apreciar este tipo de obras artísticas pone sobre manifiesto la poca o escaza producción musical de la cual podremos nutrirnos en estos días; no se trata de cuestionar los géneros que son disfrutados por los jóvenes de hoy, sino de hacer un análisis objetivo que nos pone sobre conocimiento que en relación a la cantidad de obras de altísima calidad de las cuales disfrutamos en las décadas pasadas, hoy en día tenemos que conformarnos con unos pocos grupos que intentan crear música no comercial y de impacto en segmentos poblacionales reducidos.

Desde diferentes espacios se rinden deferencias a los grandes iconos de la música, su legado sin dudar que marcó a muchas generaciones rompiendo esquemas y desarrollando nuevos espacios que comúnmente se venían copados de buenos exponentes musicales y sus inigualables aportes sonoros. Hoy en día recordamos a un grande, a una voz única, a un artista completo en todo el sentido de la palabra, elevamos una pocas palabras para decir gracia Freddie, gracias por todos esos buenos momentos que quedan inmortales en la historia de la humanidad y que como un justo homenaje hoy están presentes en diversos rincones del planeta, decimos gracias por las genialidades desarrolladas en tu mente prodiga, decimos gracias por todo lo que nos has deleitado. ¡God sabe the Queen! (O)