¿Arte, en dónde estás? I parte

Bridget Gibbs Andrade

524

Para poder comprender su significado intrínseco, revisemos su origen. El arte es considerado una expresión artística que desarrolla el hombre para representar creativamente sus percepciones y emociones acerca de sus vivencias y de su entorno. Antiguamente, cuando se hablaba de arte, se hacía referencia al dibujo y a la pintura. Hoy, esta palabra engloba más que eso al haber evolucionado con el paso del tiempo. El inicio del arte como tal, se sitúa en 1879 con el descubrimiento de pinturas rupestres en Altamira, España y en Lascaux, Francia.

En la antigua Grecia, la característica principal de una obra de arte era la belleza. Aristóteles, en sus escritos, infiere que el orden y la armonía son requisitos esenciales para cumplimentar una obra lograda. La escultura fue la manifestación artística en la que más destacaron los griegos, tomando al cuerpo humano como arquetipo para representar a héroes y divinidades. Fidias, Mirón, Policleto y Praxiteles fueron escultores extraordinarios.

Durante la Edad Media, el significado de belleza se adaptó a la imponente presencia del cristianismo. No era posible distinguir entre arte y artesano, pues todas las obras se ubicaban en un mismo plano. La Iglesia sostenía que el artista no era el creador de la obra, sino que ella misma la construía y transmitía por inspiración divina. El pintor se limitaba a proceder técnicamente para plasmar la obra bajo la dirección de algún prelado.

En la Edad Moderna, surgen dos vertientes artísticas: el renacimiento y el barroco. Ambas evolucionaron en desmedro del teocentrismo al antropocentrismo –en donde el hombre es el centro de atención-. Leonardo Da Vinci, Botticelli, Miguel Ángel y Tiziano, por citar a los más nombrados, fueron magnos representantes de esa época.
A inicios del siglo XX nace el arte contemporáneo, que abarca un sinnúmero de manifestaciones artísticas. Sus bases provienen del arte abstracto, utilizando varios medios para plasmar sus obras. Es de tipo vanguardista y surrealista y busca expresar el movimiento y la repetición de los objetos en lienzos. Esta corriente artística promueve un intercambio entre el artista y el espectador provocando interrogantes y creando debates.

La Bienal más antigua de la historia se remonta a Venecia en 1893. En 1988, se inauguró la primera Bienal Internacional de Pintura de Cuenca. En un principio se denominó así y luego tomó el nombre de Bienal de Cuenca, para no encasillarse forzosamente en la pintura y dar apertura a todas las formas del arte. Tengamos en mente, hasta la próxima entrega, que de todo lo sintetizado aquí, el arte representaba a la estética y a la belleza… (O)