Jóvenes buscan empleo en reparto motorizado

En Cuenca, como en el resto del país, existe una serie de compañías privadas que se han creado para ofrecer servicio a domicilio a través de motos

6569
El personal de la empresa de Jhony Quezada trabaja con un sitio de parada en zonas donde no obstaculizan el tráfico. ACR

Emprendimientos privados que generan ingreso diario de 20 a 25 dólares por persona, según número de carreras

El reparto motorizado diario o servicio a domicilio -comida, licor, medicina y otros paquetes- a través de motos es una modalidad de trabajo que cada vez crece en Cuenca.

A la presente fecha, extraoficialmente se conoce que existirían cuatro empresas que se dedican a este oficio, para lo cual tienen contratadas cada una a más de diez personas, el 99% son hombres jóvenes.
Este tipo de servicio privado se ha incrementado en la capital azuaya por la demanda, cada vez existen más personas (familias o grupos de amigos) que se han declarado adeptos a este concepto, por la rapidez fundamentalmente, pues en horas “pico”, de intenso tráfico, se movilizan más rápido que un auto.

La Agencia Nacional de Tránsito (ANT) aún no ha emitido la norma que regule la tarea de este segmento de la población; sin embargo, no están laborando de modo aislado, lo hacen bajo la lupa de la Empresa Pública Municipal de Movilidad, Tránsito y Transporte de Cuenca (EMOV EP).

El titular de la EMOV EP, Adrián Castro, confirma que todo el tiempo monitorean el comportamiento de estos motorizados, incluso han dialogado con ellos, con la advertencia de que se enmarquen en: normas de tránsito, respeto de líneas de estacionamiento, documentos en regla, motos en perfecto estado y más.

Sueldo

Hace siete años surgió “Motorflash” por iniciativa del joven Jhony Quezada. Por diferentes motivos este servicio se suspendió y retomó hace dos años, no solo con reparto de productos, sino mensajería empresarial (documentos y más).

Quezada asegura que se han ganado el respeto entre la ciudadanía porque el servicio es rápido, eficiente y confiable, es decir, las 30 personas que trabajan con él ofrecen seguridad a los clientes, no hay la mínima probabilidad de pérdida de paquetes, afirma.

Antes de “enrolar” a cada trabajador, Quezada dice que realiza una investigación previa no solo fundamentado en la hoja de vida que le presentan.

Y sostiene que no hay explotación laboral, sino les da la oportunidad de trabajar a varios jóvenes.
¿El sueldo? es de acuerdo a cómo trabajen, según las carreras que realicen, ganan día a día; y, de esa ganancia, cada uno aporta un porcentaje para la empresa que, a su vez, debe cubrir telefonía, pago a la persona que contesta las llamadas (en la base) y otros.

Javier Peralta, de 24 años, uno de los motorizados que se inició en esta empresa, comenta que esta es la mejor opción laboral que se le presentó, una vez que él sufrió mucho cuando lo deportaron de Estados Unidos y retornó sin empleo.

“Es mi trabajo y me siento orgulloso porque a la final no estoy haciendo nada malo y veo la mejor manera de mantenerle a mi esposa y dos hijos; es como cualquier negocio hay temporadas altas y bajas, pero hacemos 20 o 25 dólares al día; y 40 o 50 dólares el viernes, sábado y domingo”. (ACR)-(I)

CASACAS, RADIOS, CAJAS…

Luis Celi, nacido en la provincia de El Oro y radicado en Cuenca, es el mentalizador de la empresa “Mototax”, creada hace seis años. Surgió cuando él se quedó sin empleo, y se le ocurrió realizar algunas “carreritas” para un local de comida rápida, y como le fue bien se dio cuenta que ahí había un gran negocio.

Consciente de que la competencia era fuerte, se puso como lema de su emprendimiento “puntualidad, seguridad y rapidez”, y así les inculca a cada joven que llega a pedir empleo. En total son quince.
Esta empresa, igual que varias otras, no solo tiene entre su personal a ecuatorianos, sino a venezolanos que, a criterio de Celi, son gente con probada reputación laboral y cumplen; entre ellos tiene a un ingeniero petrolero, por ejemplo.

La forma en que esta empresa de Celi ha ido saliendo es con la publicidad de “boca en boca”, repartiendo tarjetas y folletería y a través de redes sociales.

En este caso, les ha provisto de casacas para su tarea diaria, radios (frecuencia) y la caja (para llevar los paquetes). Cada trabajador lleva su propia moto.

La fama de esta empresa, según dice, es porque son responsables con las encomiendas, si por alguna eventualidad hay tardanza en el reparto de uno de los paquetes, la empresa asume el costo total del envío.

Celi también se rige a las disposiciones de la EMOV EP; pero, está a la expectativa de que la ANT emita la respectiva regularización. (I)

CIFRAS

3

requisitos piden las empresas antes de contratar a un motorizado: documentos personales en regla, etapa de prueba, conocimiento que tienen de la ciudad (direcciones, zonas) y sus relaciones humanas.

3

o cinco dólares diarios de combustible podría consumir una moto en un “buen día” de trabajo. Gana más, quien “más conocimiento tiene de la ciudad y rapidez”; al día podría ganar hasta 30 dólares.