7 reglas de oro para disfrutar las delicias en estas fiestas sin efectos en la salud digestiva

669

Los excesos en alimentos y bebidas en diciembre pueden afectar la salud. A nivel general, puede provocar problemas digestivos; o, desatar crisis en pacientes hipertensos, diabéticos o con gastritis. Pensando en esta situación, la Dirección Médica de Laboratorios Bagó comparte recomendaciones claves y básicas para disfrutar de las delicias de diciembre sin provocar efectos negativos en el organismo.

“El aparato digestivo y el hígado pueden ser los órganos más perjudicados. Esto debido a que las grasas, aliños o dulces en exceso exigen mayor esfuerzo a estos órganos, provocando indigestión, llenura, acidez estomacal, estreñimiento, entre otros”, explicó Gregory Celis, Director Médico de Laboratorios Bagó del Ecuador.

En el caso de los pacientes con diabetes, hipertensión y gastritis, es importante que mantengan cuidados especiales y no se dejen llevar por la emoción de las fiestas. “Lo más recomendable es que mantengan la dieta equilibrada de todo el año, y si van a comer algún platillo especial, consumir en porciones pequeñas, manteniendo un control en las azucares y sales”, señaló el especialista.

Sobre los cuidados básicos:

De acuerdo con el Dr. Gregory Celis, la clave es mantener el equilibrio nutricional en esta temporada festiva, ya que el metabolismo se altera, actuando de manera diferente, cuando se consume mayor cantidad de grasas, azúcares, carbohidratos y bebidas de lo habitual. Esta variación puede traer consecuencias a mediano y largo plazo como elevación del colesterol y triglicéridos, afectando condiciones de salud pre-existentes o generando alteraciones en la sangre o corazón. Para ello cita las siguientes recomendaciones:
– Ingerir cantidades moderadas de alimentos: Esto incluye comer porciones pequeñas y distribuidas en diferentes momentos, cada dos o tres horas. Además, comer despacio y masticar bien los alimentos, para facilitar la digestión y evitar los gases. “El consumo de muchos alimentos puede generar distensión abdominal, lo que comúnmente se conoce como empacho, lo cual incide en la calidad del sueño y por ende en la recuperación de energía de la persona”, acotó el Director Médico de Laboratorios Bagó.
– Monitoreo constante: En el caso de los pacientes con diabetes es básico aumentar la frecuencia en el control de la glucemia. Esto permite detectar a tiempo posibles irregularidades y controlarlas rápidamente. En el caso de los hipertensos, también es importante acudir todos los días al control de la presión.
– Evitar ingesta abundante de comida o dulces: Existen algunos trucos para generar la sensación de saciedad. Uno de los más efectivos, es comer trozos de fruta antes de comer dulces. De esta manera se evita excesos, ya que la fruta ayuda a calmar la ansiedad y la necesidad de comer golosinas. Igualmente, mantenerse hidratado consumiendo agua ayuda a generar la sensación de saciedad. En el caso de los diabéticos no es recomendable romper con la dieta, ya que el dulce eleva directamente los niveles de glucemia.
– No ir a la cama con el estómago lleno: Es importante ir a descansar dos o tres horas después de haber cenado. Esto evita molestias de llenura, acidez o reflujo.
– Mantener la actividad física: Un gran porcentaje de personas abandona la actividad física en esta época debido al cúmulo de reuniones. Lo recomendable es realizar al menos una caminata durante 30 minutos para quemar las altas cantidades de calorías consumidas. Y después retomar las rutinas de ejercicio en el inicio de año para recuperar la actividad física y la figura.
– Optar por suplementos hepatoprotectores y digestivos: La función de estos compuestos es proteger al hígado ante consumo alto de grasas y bebidas alcohólicas. Mejoran la producción de bilis, la hacen más fluida y mejoran la digestión; se les llama hepatoprotectores porque son capaces de desintoxicar el hígado.
– Controlar el consumo de bebidas alcohólicas e irritantes en los pacientes con gastritis: El consumo excesivo de irritantes como ají, aliños y licores pueden generar crisis, ya que aumenta la acidez de estómago y dificultan la digestión. Por ello es importante regular la ingesta de este tipo de componentes, al igual que las comidas copiosas y ricas en grasas.