Interpol rechaza la petición para localizar y arrestar a Rafael Correa

Interpol rechazó la petición de Ecuador para localizar y arrestar al expresidente Rafael Correa, requerido por la justicia ecuatoriana por su presunta implicación en el secuestro del político opositor Fernando Balda en Colombia en 2012.

1720

“El 5 de diciembre de 2018, a las 10:35 (15:35 GMT), la jueza nacional Daniella Camacho Herold recibió un oficio de Interpol en el que la institución internacional explica que suprime los datos del ciudadano ecuatoriano Rafael Correa Delgado, tras examinar los elementos concernientes a su situación jurídica”, según un comunicado de la Corte Nacional de Justicia (CNJ).

La Interpol ha argumentado su decisión en el hecho de que “la retención de los datos” en el Sistema de Información del organismo “no era compatible con la obligación (…) de asegurar la efectiva cooperación entre autoridades policiales dentro del marco de respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos”, precepto que se encuentra en el artículo 2 de sus estatutos.

Con ello el organismo policial rechaza la “difusión roja” solicitada por la Justicia ecuatoriana para la localización y arresto del expresidente, que reside en Bélgica desde junio de 2017, poco después de dejar el poder en manos de sus sucesor y ahora rival político, Lenín Moreno.

En este sentido, la CNJ ha aclarado que la “notificación roja” y la extradición “son trámites independientes” y que la decisión de Interpol está sujeta a “revisión”.

La Corte ecuatoriana argumenta que es una decisión “que no cumple con los requisitos establecidos en el artículo 38 del Estatuto de la Comisión de Ficheros de Interpol” y que “está sujeta a revisión, conforme lo señala el artículo 42 del mismo estatuto”.

El pasado 7 de noviembre la jueza nacional ecuatoriana Daniella Camacho dictó un auto de llamamiento a juicio a Correa y otros tres procesados más por el delito de plagio del exasambleísta Fernando Balda en la capital colombiana en agosto de 2012.

Correa ha negado su implicación en los hechos y aduce que es objeto de una persecución política y que no comparece ante el tribunal ecuatoriano porque no tiene garantizados sus derechos al debido proceso.

Al dictaminar el llamamiento a juicio, la magistrada reiteró su solicitud a Interpol para la captura del expresidente con fines de extradición al país.

Correa cree “muy grave” que Interpol rechazara pedido de captura

“Es muy grave para el país que Interpol haya rechazado el pedido de la ‘justicia’ por atentar contra los derechos humanos”, comentó el exmandatario en Twitter y advirtió de que “esto es solo el principio”.

En clara alusión al actual Gobierno y las instituciones que considera que sirven a sus intereses, el trino de Correa añade: “Los derrotaremos en todas las instancias internacionales, donde no hay ‘transitorios’ ni prensa corrupta”.

El exmandatario, que gobernó el país entre 2007 y 2017, escribía poco después de conocerse la notificación que “más claro no canta un gallo: rechazan alerta roja por no ser compatible el caso con el respeto a los derechos humanos”.

Interpol rechazó la petición de Ecuador para localizar y arrestar a Correa, requerido por la justicia ecuatoriana por su presunta implicación en un caso de secuestro del político opositor Fernando Balda en Colombia, en 2012, al considerar que esa medida “no era compatible” con sus obligaciones y vulneraba los derechos humanos.

El 5 de diciembre de 2018, a las 10.35 hora local (15.35 GMT), “la jueza nacional Daniella Camacho Herold recibió un oficio de Interpol en el que la institución internacional explica que suprime los datos del ciudadano ecuatoriano Rafael Correa Delgado, tras examinar los elementos concernientes a su situación jurídica”, informó hoy en un comunicado a Corte Nacional de Justicia (CNJ).

La Interpol ha argumentado su decisión en el hecho de que “la retención de los datos” en el Sistema de Información del organismo “no era compatible con la obligación (…) de asegurar la efectiva cooperación entre autoridades policiales dentro del marco de respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos”, precepto que se encuentra en el artículo 2 de sus estatutos.

El organismo policial rechazaba así la “difusión roja” solicitada por la Justicia ecuatoriana para la localización y arresto del expresidente, que reside en Bélgica desde junio de 2017, poco después de dejar el poder en manos de sus sucesor y ahora rival político, Lenín Moreno.

El pasado 7 de noviembre la jueza Daniella Camacho dictó un auto de llamamiento a juicio a Correa y otros tres procesados más por el delito de plagio del exasambleísta Balda.

Correa ha negado su implicación en los hechos y aduce que es objeto de una persecución política y que no comparece ante el tribunal ecuatoriano porque no tiene garantizados sus derechos al debido proceso.

Al dictaminar el llamamiento a juicio, la magistrada reiteró su solicitud a Interpol -al que ya había hecho un pedido similar por incumplimiento de medidas cautelares- para la captura del expresidente con fines de extradición al país. EFE