Claudio Peñaherrera: En el Cuenca “hay mejor salud financiera”

1157
Claudio Peñaherrera (I), y Fabrizzio Vásquez, presidente y vicepresidente del Club, durante la rueda de prensa. API

La adquisición de un bus, la reducción del déficit, el compromiso de cerrar el año sin deudas con las entidades públicas y el reto de mejorar la parte deportiva del primer plantel para la próxima temporada, fueron temas expuestos ayer por el presidente del Deportivo Cuenca, Claudio Peñaherrera, a través de una rueda de prensa que duró cerca de 45 minutos.

Sin especificar fecha de presentación, Peñaherrera agradeció el apoyo de la Confederación Sudamericana de Fútbol y de la Ecuafútbol en la adquisición de un bus “para el traslado de las divisiones formativas y para el equipo de primera”.

El anuncio se dio tras las disculpas a la hinchada de parte del presidente colorado por no cumplir el objetivo deportivo que se plantearon al inicio del año: clasificar a un certamen internacional.

Sin embargo, está convencido que la situación será distinta en el 2019; primero, porque van a “ser mucho más analíticos y exigentes a la hora de reforzar más al Club”; y segundo, porque “hay una mejor salud financiera”.

En este último acápite, resaltó que el Club cerrará el 2018 con la deuda más baja en su historia, cerca de USD 1 millón, cuando en los tres últimos años acarreaban una deuda de USD 2.6 millones. Representa una reducción del 62 %, subrayó.

Según Peñaherrera, hoy pueden hablar con certeza cuánto y a quiénes adeudan, cuáles son los ingresos y egresos, porque están con los registros financieros al día. Anticipó que en los próximos meses llamarán a una Asamblea para presentar los resultados de la auditoría.

Sostuvo que al tener una mejor “salud financiera” donde los ingresos superan los egresos no solo se podrá seguir reduciendo el déficit sino se reforzará mejor al primer plantel y se invertirá más en las formativas.

Con un porcentaje de lo que reciban por los derechos de televisión y publicidad del 2019, Peñaherrera explicó que saldarán deudas con las entidades públicas (SRI, IESS) y tratarán de quedar sin deudas con jugadores y cuerpo técnico.

En el tema de infraestructura, el titular morlaco lanzó la posibilidad de contar con instalaciones más adecuadas para el manejo institucional y buen trato al socio. Además adelantó que en las próximas semanas informarán sobre el nuevo espacio donde entrenará el primer plantel. Las divisiones menores entrenarán en los cuarteles. (BST)-(D)

Grupo de inversores demandará al Cuenca

El abogado Álvaro Méndez, en representación del inversionista Juan Pablo Páez, anunció anoche una demanda judicial contra el Club Deportivo Cuenca por incumplir lo establecido tras la adquisición del pase de Bryan Oña por USD 130.000.

Según Méndez, ante la venta de este jugador, de común acuerdo el Deportivo Cuenca y los inversionistas deciden establecer una nueva negociación. Asegura que el Club ofreció honrar el valor con la venta de Hamilton Piedra.

“En este contrato se establecen reglas absolutamente claras. Primero, el Club iba a informar a los inversionistas sobre la negociación de Piedra con el Club futuro (Independiente del Valle). Nunca se nos informó ni siquiera el contrato”.

Dice que para tener información sobre el mismo tuvieron que plantear una primera acción judicial al Club. No obstante, en la Audiencia el Club omitió que el contrato con Piedra acarreaba la negociación con dos jugadores.

“Hoy nos dicen en correo electrónico. A finales del 2016 el portero Hamilton Piedra fue negociado al Club Independiente por un monto de USD 250.000 en efectivo más los derechos deportivos de los jugadores Jacson Pita y Carlos Cuero avaluados en USD 350.000”.

Méndez señala que los inversionistas decidieron demandar porque en el contrato entre las partes el Cuenca dejó constancia que “dirá al Club que adquiera los derechos de Hamilton Piedra que directa e inmediatamente el dinero deberá transferirse y depositarse en la cuenta del inversionista”. No entienden porque el dinero ingresó a las arcas del Club. (BST)-(D)