Artesanos defienden Ley de Defensa y régimen de titulación

448
Piedad Soto, presidenta de la Federación de Artesanos entrega una obra de arte a diario El Mercurio, por sus 94 años. La recibió su gerente general, Marina Merchán. Cortesía.

La vigencia y aplicación de la Ley de Defensa del Artesano fue defendida, nuevamente, por Piedad Soto, presidenta del Federación Provincial de Artesanos del Azuay, durante la última sesión solemne por el Día Clásico del Artesano.

Alertó que leyes como la de Fomento Industrial que se han querido aplicar pueden afectar a los artesanos, al demandar beneficios como artesanos, sin serlo, tales como exenciones en impuestos y el régimen laboral de los operarios.

Artesano es quien trabaja él mismo su producto, con su arte y conocimientos de convertir el material en una obra distinta, mas no por el puro hecho de transformarlo, señaló. Otro hecho inquieta a los artesanos y se refiere a reconocimientos de títulos por medios que consideran inequitativos:

Para titularse como maestros en una rama artesanal, con título reconocido por la Junta Nacional de Defensa, es necesario haber trabajado siete años en un taller y pasar un examen; o, haber cursado dos años seguidos, según la programación académica en un centro de formación artesanal.

Sin embargo, recientemente, han surgido centros donde se imparten cursos rápidos, de un determinado número de horas y que extienden certificados de cualificación en algunas ramas ocupacionales en tres o cuatro meses y esos certificados aparecen como “profesionales”.

Anteriormente esos certificados los otorgaba la Secretaría de Capacitación (Setec) y al desaparecer este organismo sus competencias han pasado a la Secretaría de Educación Superior (Senescyt).

De esta manera, un curso rápido está siendo certificado por el máximo organismo de educación superior, no así los títulos artesanales que exigen mas esfuerzo y dedicación.

Durante la última sesión solemne por el día del artesano se entregó sendos acuerdos de reconocimiento a destacados artífices, obreros, alfareros, impresores, confeccionistas, estilistas y de otras ramas artesanales.(AVB)-(I)