“El Público”, obra que rompe esquemas

El estreno será hoy, en el Teatro Pumapungo, desde las 20:00, y los ensayos permitieron pulir cada detalle hasta dejar una obra limpia, acorde a los objetivos de García Lorca y del director

348
El elenco de actores y artistas ensayó en el tablado del Teatro Sucre donde perfiló detalles de la propuesta que se presenta hoy en el Teatro Pumapungo. PSR

Ha llegado la hora. “El Público” estará en las tablas. ¿Qué es El Público? Más allá de la dramaturgia, para el autor Federico García Lorca, “El Público” era lo más importante que existe en el teatro; al público hay que intentar cambiar, al público hay que intentar llegar, por eso escribió una obra así.
Andrés Zambrano, un apegado y seguidor a la propuesta que dejó el escritor español, tomó la decisión de poner en las tablas esta propuesta compleja. No es un trabajo en solitario. Zambrano se ha juntado con 14 actores que encarnan a 34 personajes para relatar, representar una obra cruda, fuerte, que rompe esquemas y pone en la plataforma teatral la reflexión sobre el tema de género, del mundo LGBTI, que hoy por hoy se aborda desde el pensamiento contemporáneo.
Con esta dramaturgia, Lorca buscaba desenmascarar al público, cambiarlo en su forma de pensar y llegar a una visión más real de nosotros mismos. Al fin de cuentas, como dice el director, el público es quien lo juzgó, lo asesinó.
El estreno será hoy, en el Teatro Pumapungo, desde las 20:00, y los ensayos permitieron pulir cada detalle hasta dejar una obra limpia, acorde a los objetivos de García Lorca y del director que busca aproximarse lo más que pueda a esa intención artística, comunicativa, de denuncia del dramaturgo.
Dura se ha puesto la tarea de estrenar, pasando por problemas económicos -la obra requiere de una inversión de más de 10.000 dólares- hasta la consecución del teatro en Pumapungo, pues para acceder al escenario hay que pagar a los técnicos para las dos funciones, (350 por cada una) valores que están financiados por la Casa de la Cultura Núcleo del Azuay.
“Sacar mil dólares en cheque o efectivo para garantía del espacio es difícil”, dice una de las actrices, pero es la exigencia del Teatro Pumapungo que se debe cumplir, para la función de hoy y la que se presentará el miércoles 14, en el mismo espacio y a la misma hora.
Trabajar una dramaturgia de Federico no ha sido fácil. La complejidad del tema y la forma de tratarlo requiere responsabilidad no solo como actor sino como persona. “El Público” exige a cada actor y actriz encarnar a tres o cuatro personajes y para eso, estudiaron los universos, contextos, ambientes de cada representado, porque entre uno y otro no puede existir un carácter similar.
De la voz de Jefferson Castillo, en cuyo cuerpo entran “El emperador”, “El hombre tres” y “El estudiante tres” se sabe que la versatilidad está en encontrar eso que cada personaje quiere.
Lograrlo exige esfuerzo, porque es necesario conocer los objetivos y cualidades de cada personaje. En la obra están aquellos que tienen características de lo cotidiano y otros que ostentan figuras oníricas, poéticas, como que se salieran de un sueño. Las dos cualidades llevan a Jefferson a “jugar” con aspectos que van entre lo teatral y lo real, la máscara y la verdad, entre esa idea de la forma y la profundidad.
Encontrar a los personajes desde lo físico ha sido la fórmula. Alejandro Endara sabe que las obras del español exigen sencillez para entender las metáforas, hay que saber lo que dice para con ello identificarse. Estar en los zapatos de “El Criado”, “El caballo blanco” y “Estudiante uno” representa retos; especialmente al personificar al “caballo” que al final se logra cuando se lo humaniza. (BSG)-(I)

PRÓLOGO Y CINCO ACTOS

Pasar de hombre a mujer, de mujer a hombre ha sido el esfuerzo de los artistas; es complicado, pero se puede. Esos gajes del oficio no frenan el trabajo de actores, hay que ver a Amanda Neira que hace de Elena, Julieta y uno de los estudiantes. Elena es un personaje que ayuda a camuflar la verdad de los otros, es ella la que posibilita que los ellos lleven sus máscaras. Elena y Julieta son totalmente contrarios, pero el secreto para encarnarlas sin parecerse está en apropiarse con totalidad de las palabras de Federico García Lorca.
“El Público” se divide en un prólogo y cinco actos. El prólogo tiende a hablar del deseo, del amor homosexual y sus formas. El primer acto pone a tres hombres que llegan a desenmascarar al director de escena y allí empieza la trama, el director no quiere ser desenmascarado, pero lo empujan a hacerlo.
El uso de las cortinas es la fórmula para pasar de acto a acto, se plantea un cierre de cortinas operático porque los actos explican una historia, es una de las obras más arriesgada de García Lorca porque se trata de esconder tras su poesía, de su creación, pero en ella desencadena un sistema donde las máscaras se quitan, las verdades se revelan. Video mapping, música con Roberto Ávila alimentan este “Público”. (BSG)-(I)

MÁS DETALLES

– El ingreso para el espectáculo es de siete dólares se lo puede conseguir en La Guarida Centro Cultural que está ubicado en la calle Mariscal La Mar y Luis Pauta, sector de la Convención del 45.

– Una segunda función de “El Público”, basada en la obra de Federico García Lorca está prevista para el miércoles 14 en el mismo escenario de Pumapungo. El ingreso tiene un costo de siete dólares.