El boricua Ricky Martin subió la “Adrenalina” de Cuenca

1049
Ricky Martin conquistó a Cuenca. MAA

El sábado se cumplió con el concierto del artista puertorriqueño Ricky Martin, quien con su equipo de músicos y bailarines hicieron vibrar el estadio Alejandro Serrano Aguilar.
A pesar de la lluvia, los asistentes, a más de los cuencanos, algunos quiteños, guayaquileños, venezolanos y más, esperaban con ansias el show que fue anunciado hace meses y prometía ser de gran nivel.
Y fue así, a las 20h30, apareció, ante cerca de 20 mil personas, la dominicana Natti Natasha junto a su equipo de baile, interpretando el tema “No me acuerdo”, canción que fue coreada por la mayoría de los presentes.
La artista de 31 años, conquistó al público con temas como “Buena vida”, “Dura”, “Dutty love”, “Tonta”, “Justicia”, “Sin pijama” y su bachata en solista “Quién sabe”. Natti agradeció varias veces a Cuenca por el apoyo y recibimiento. Además, resaltó que las “mujeres siempre son triunfadoras”.

Luego de unos minutos de espera, y con un intrigante inicio, apareció Ricky Martin vistiendo un elegante traje y cantando “María” junto a sus bailarines y músicos. Fue ahí cuando el púbico volvió a “prenderse” y no perdieron la oportunidad de sacar sus celulares para recordar al boricua. Enseguida interpretó “Muévete duro” y desapareció un momento para regresar con una ropa más informal y seguir contagiando su energía, alegría y “Adrenalina”, tema lanzado hace 4 años con Wisin y Jennifer López.

Después de cantar y realizar coreografías junto a sus bailarines, presentó la balada romántica “Vuelve”, para la cual vistió una bata amarilla y revivió sentimientos entre los asistentes, al finalizar el tema, saludó a la ciudad, y recomendó olvidarse de todos sus problemas para disfrutar: “Lo único que quiero es pasarla bien. Vamos a celebrar. Esta noche Ecuador y Puerto Rico es uno solo”, hace mucho tiempo no venía, prometo dejar todo en el escenario”, dijo.

En unos minutos, mientras sus bailarines demostraban su talento en los malabares, continuó el show con “Jaleo”, su presencia esta vez fue en chaqueta negra. Casi enseguida, acompañado de sus trompetistas, y puesto un bividí negro ajustado, cantó “She bangs”, tema en el que aprovechó para que subieran a una fan quiteña al escenario, a quien le preguntó el nombre, le dio un abrazo, un beso, y se tomaron juntos una selfie.
Martin se cambió una vez más de ropa, y, a más de cantar “Livin’ La Vida Loca”, interpretó “Asignatura pendiente” y “Disparo al corazón”, para luego regresar al inicio de su trayectoria con “Te extraño, te amo, te olvido”, sobre este tema, mencionó: “Voy a ir al comienzo de mi carrera. Esta canción me gusta mucho, si se la saben ¡venga! Ojalá no se me olvide la letra, hace años que no la canto”.

El artista, quien fue al camerino para ponerse una camiseta casual verde y un pantalón deportivo colorido, prosiguió a las 22h30 con “Fiebre”, y después saludó a los visitantes de otros lugares como Chile, Cuba y Colombia.
Ricky Martin cumplió con lo prometido sobre el show, y en medio de una explosión de papeles y humo se despidió de la ciudad con “La mordidita”. (MAA) (E)