Mejoran espacios y se construyen más bóvedas en cementerio patrimonial

Nuevas obras como ampliaciones, mejoras de espacios e infraestructura se han construido en el Cementerio Patrimonial de Cuenca. Están recién edificadas 258 nuevas bóvedas. En el camposanto queda espacio disponible para tres o cuatro años más. En este lapso debe construirse uno nuevo.

1877
Nuevas obras como ampliaciones, mejoras de espacios e infraestructura se han construido en el Cementerio Patrimonial de Cuenca. Están recién edificadas 258 nuevas bóvedas. En el camposanto queda espacio disponible para tres o cuatro años más. En este lapso debe construirse uno nuevo.

Nuevas obras como ampliaciones, mejoras de espacios e infraestructura se han construido en el Cementerio Patrimonial de Cuenca. Están recién edificadas 258 nuevas bóvedas. En el camposanto queda espacio disponible para tres o cuatro años más. En este lapso debe construirse uno nuevo.

Son bloques de bóvedas de varios pisos, de hormigón. Por el material utilizado en la obra se debió salvar dificultades. La construcción debió hacerse en secuencia, nivel por nivel; no se podía levantar el siguiente sino hasta que fragüe el inferior, y para lograrlo en menor tiempo usaron acelerantes, un líquido químico para este objetivo.

La obra estará lista en estos días y en ella se ha invertido 135.000 dólares, señala Gerardo Maldonado, gerente de la Empresa Municipal de Cementerios (EMUCE).

Así mismo, la empresa entregará a la ciudad la remodelación del cerramiento del cementerio que da hacia la calle Guapondelig. Consiste en una cerca metálica, de unos 300 metros de longitud, que posibilita la visión al interior del camposanto.

Con frente a la calle Yanaúrco se ha colocado la leyenda “Cementerio Patrimonial de Cuenca», y como parte del cerramiento se ha restaurado un corto tramo de pared de adobe, parte de la pared exterior del cementerio, que se estima construida hacia 1862.

Desde el año 2017 se han adecentado y recuperado mausoleos, entre ellos, el de la Sociedad de Obreros del Azuay, y, recientemente, el de la Asociación de Joyeros. Ahora se trabaja en el de la Sociedad de Obreros de La Salle.

También se han construido unos 400 metros de caminerías interiores para mejorar los espacios, al tiempo que se ha dejado un espacio libre como reserva funeraria para nuevas estructuras.

Otra mejora ha sido la construcción de baterías sanitarias junto a la sala La Eternidad; el espacio junto a la glorieta, una especie de capilla en el centro del cementerio detrás del crematorio; el mural junto a la calle Río Palora; gradas, callejones, caminerías han sido mejoradas y repintadas la paredes exteriores e interiores.

Hay espacio para unos tres o cuatro años, tiempo en el que debería estar construido el nuevo cementerio municipal de la ciudad, señala Gerardo Maldonado.

El próximo año la EMUCE entregaría los estudios para construir este equipamiento ciudadano.

Según la aspiración de la gerencia de la empresa, 2019 debería ser un año clave para la gestión de fondos, inclusive de posibles socios y empezar los trabajos en el año 2020. Una primera fase podría tomar un año y medio y estar listo en el 2023,

En la zona alta de Monay está el predio para levantar este nuevo cementerio. Se dispone de un estudio preliminar de factibilidad, pero faltan otros, como un estudio estructural y un ambiental.

El apoyo al duelo

Hay un programa de apoyo al duelo que mantiene la EMUCE, un apoyo psicológico a los deudos de los fallecidos, en forma individual y grupal. Parte de esto es ofrecer talleres de arte, como cursos de fotografía, para promover la recuperación emocional de las personas que han perdido familiares.

Se trabajaba antes solamente con charlas de motivación pero se ha incluido estas nuevas formas de terapia. La intensión es superar la fase del duelo. Por estas acciones, la EMUCE ganó un reconocimiento de buenas prácticas. AVB (I)