Urge evitar los incendios forestales

Instituciones de cuidado del ambiente hacen un llamado a las comunidades a evitar la devastación.

1260
El fuego devastó una extensa área de bosque de pino y otras plantas en el sector Los Álamos de la parroquia Victoria del Portete. Guardaparques combatieron el incendio.

Un nuevo voraz incendio se propagó por la vegetación, esta vez, en el sector Los Álamos de la parroquia Victoria del Portete, en Cuenca.

El fuego consumió un extenso bosque de pino y otras plantas, dejando como resultado una capa de ceniza sobre la tierra humeante; el daño al medio ambiente es evidente.

Para combatir el incendio acudieron uniformados del Cuerpo de Bomberos de Cuenca, de Girón, guardaparques de Etapa y otras instituciones a más de moradores.

El fuego al ser avivado por el viento alcanzó hasta la copa de los árboles, situación que dificultó la labor de las brigadas.


Una espesa capa de humo cubrió la zona devastada por el fuego en la parroquia Victoria del Portete.

Los rescatistas utilizaron batefuegos y agua, pero el trabajo contra el fuego fue complicado puesto que el suelo estaba cubierto por una gruesa capa de hojas de pino y arbustos secos de fácil combustión.

Guillermina Cajamarca, moradora de la zona, relató que el humo generado por la quema fue divisado alrededor de las 15:30 del último lunes 22 de octubre y las labores de sofocación continuaron ayer.


El fuego llegó hasta la copa de los árboles de pino. El daño al medio ambiente es evidente.

Este reciente caso se suma a la lista de numerosos incendios forestales que han devastado la vegetación en la provincia del Azuay.

En días anteriores el fuego se propagó en bosques de San Joaquín, Chaucha, Molleturo y otras parroquias de Cuenca; además en otros cantones azuayos como Girón, Pucará y Sígsig.

Prevención

Paúl Vintimilla, subgerente de Gestión Ambiental de Epata, señala que la problemática de incendios forestales es cíclica debido a las situaciones climáticas o falta de lluvia.

Desde el año 2009, en los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre se han prolongado las épocas de intenso sol y sequía.

La ausencia de lluvias provoca que los bosques se sequen y al generarse una quema agrícola o alguna fogata se desencadenan los incendios forestales. Teniendo en cuenta que el 99 % de incendios son generados por la mano del hombre. Muchos son intencionales y otros por falta de prevención, expresa el entrevistado.

Desde el pasado 12 de octubre, en Molleturo, en el sector de Chacanceo, existen dos focos de incendios activos en una zona inaccesible, lo que impide que al lugar lleguen las brigadas contra el fuego que ha devastado extensas áreas de vegetación.

Los incendios perjudican a la flora y fauna; hacen que las especies de animales tengan que emigrar a otro sitio que no es su habitad natural, a más de extinción de algunas especies.

Zonas protegidas

Vintimilla detalla que la empresa Etapa está a cargo de 50.000 hectáreas de vegetación, de las cuales aproximadamente 33.000 hectáreas corresponden a las áreas protegidas por el Estado; en este caso el Parque Nacional Cajas y el Área Nacional de Recreación Quimsacocha.

En estas épocas de ausencia de lluvia se mantiene un control constante de los límites de los referidos bosques protegidos y las zonas donde pueden generarse los incendios, además se mantiene un estado de alerta para evitar quemas dentro del área protegida.

Teniendo en cuenta que estas zonas están caracterizadas especialmente por pajonal y vegetación de páramo. Hay que recordar que las zonas protegidas dotan de agua a la ciudad de Cuenca.

El incendio que ocurrió en Molleturo la semana pasada estuvo muy próximo de llegar a zonas que limitan con el Parque Nacional Cajas.

El llamado es a la ciudadanía a evitar los incendios forestales. En el caso de percatarse de quemas agrícolas en cercanías de bosques protectores lo conveniente es comunicar al 911 o al 2831900 de Gestión Ambiental.

“El problema de las quemas viene de un tema de desconocimiento, sobre todo en las áreas rurales, al creer que al quemar grandes extensiones de bosque “llaman” a las lluvias, lo cual es falso”, dice Vintimilla.

DETALLES:

– El Código Orgánico Integral Penal (COIP), en el artículo 246, establece que la persona que provoque incendios forestales será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años.

– Si como consecuencia de un incendio forestal se produce la muerte de una o más personas, se sancionará al causante con pena privativa de libertad de trece a dieciséis años.

– En Cuenca, diferentes instituciones promueven la campaña de prevención de incendios forestales, denominada “Yo cuido los bosques”. Se fomentan mensajes para evitar el daño ambiental.