5 tips básicos para lavarse las manos correctamente y evitar la proliferación de bacterias

3198

En el marco del Día Mundial del Lavado de Manos, Jabonería Wilson se suma a la misión mundial de generar conciencia ciudadana sobre la importancia de esta práctica para la salud pública. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta simple acción puede prevenir enfermedades, sobre todo diarreas y enfermedades respiratorias. Esto debido a que, las manos son el principal medio de contacto de las personas con todas las cosas que le rodean, entre ellas algunas de las más contaminadas por bacterias y virus de todo tipo como el inodoro, celular, dinero, perilla de las puertas, entre otros.
“Es importante que las personas se laven las manos de manera correcta, con agua y con jabón, de manera frecuente. Especialmente, antes de comer o preparar alimentos y al salir del baño, ya que en estos momentos es más fácil contraer alguna bacteria”, explicó Marcelo Salvador, asesor técnico de Jabonería Wilson.
El especialista comparte la manera correcta del lavado de manos, en cinco tips básicos:

1. Usar jabón:

Solo así se realizará un lavado correcto, ya que el jabón posee propiedades tensoactivas. Éstos se encargan de encapsular a todos los organismos microscópicos en las burbujas que se forman, facilitando que se remuevan y vayan con el agua. “Cuando el lavado se realiza solo con agua, únicamente se realizará una breve remoción de las bacterias, pero no se eliminarán”, explicó el especialista de Jabonería Wilson.

Lo más recomendable es usar jabón líquido preferiblemente, ya que en barra pueden recoger gérmenes del usuario anterior, convirtiéndose en una fuente de bacterias y de proliferación de las mismas. Además, el jabón en barra puede generar resistencia en las bacterias, es decir, éstas se acostumbrarán al jabón al convivir en éste. Esto, en lugar de remover la suciedad, lo que hará es multiplicarlas.

2. Usar agua corriente y en chorro:

Evitar el agua empozada o estancada para lavarse las manos porque puede tener gran cantidad de microorganismos (bacterias) o parásitos que pueden afectar a la salud. Lo más recomendable es lavarse con agua fresca y que caiga en chorro.

3. Fregar las manos por lo menos 20 segundos:

Este proceso ayuda a eliminar la suciedad y los gérmenes, ya que permite que los tensoactivos tengan mayor efecto para la limpieza de la mano. “Las bacterias se remueven y se eliminan con mayor facilidad. Si el levado es rápido, solamente se removerán algunas impurezas, no todas”, explicó Marcelo Salvador.

4. Utilizar toallas desechables de un solo uso:

Una toalla de mano compartida en el baño es un lugar privilegiado para que los gérmenes crezcan y se proliferen. Las toallas de papel desechables son ideales para evitar esto.

Cuando las toallas de tela permanecen húmedas durante largos periodos de tiempo, se convierten en el lugar perfecto para la proliferación de todo tipo de gérmenes, bacterias, hongos o secreciones corporales, incluso urinarias o anales. Y si permanecen colgadas en el baño pueden acumular ácaros y otras sustancias que pueden ser peligrosos para la salud humana. Si se quiere mantener el uso de telas para toallas de secado, se debe lavar con periodicidad (que depende del uso que se las dé en el hogar, generalmente realizar el lavado cada semana) y al usarlas estirarlas en el colgador de toallas con la finalidad que el secado de las mismas sea más rápido.

5. Usar Gel Antibacterial para las manos con moderación:

El lavado de manos de rutina debe ocurrir con jabón y agua corriente. Los geles antibacteriales para las manos pueden ser una opción cuando el jabón y el agua no están disponibles, pero nunca deben usarse para reemplazar el lavado de las manos con agua y jabón.

Las preparaciones a base de alcohol reducen los gérmenes pero no pueden eliminar la suciedad visible o contaminación. Por ello se recomienda utilizar sólo los geles de lavado de manos en seco, sobre las manos limpias, pero para una mano sucia, el alcohol en gel no hace más que revolver la mugre y al mismo tiempo, impermeabiliza la piel por la que de alguna forma los gérmenes no son expulsados, sino que quedan allí. Es decir que sirve como un método eficaz si se coloca en manos limpias, pero no posee alta durabilidad. Se recomienda que cada tres aplicaciones de alcohol en gel, exista un lavado de manos con agua y jabón.

¿Cuándo hay que lavarse las manos?

● No existe un número establecido de cuantas veces al día hay que lavarse las manos, lo primordial es entender la importancia de esta limpieza cuando:

○ Antes de comer y después de ir al baño.
○ Después de tocar animales o basura.
○ Después de pasar mucho tiempo tocando las teclas del computador.
○ Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
○ Después de conducir.