Tushin Burgay: paisaje, turismo y aventura

3581

La provincia del Cañar, ubicada al Sur del país, se ha caracterizado por ser una tierra productiva, en granos, tubérculos, verduras, futas y lácteos, a más de tener grandes extensiones de terreno fértil, rodeado por llamativos afluentes, exóticos bosques, impresionantes montañas, lagunas y sitios paradisiacos propios para realizar turismo y deporte en sus diversas áreas, descubriendo experiencias únicas en armonía con la naturaleza y con su gente de los sectores rurales y urbanos.

El cantón Biblián es uno de los siete cantones de esta milenaria provincia, que se ha posicionado entre los mayores productores, especialmente, en lácteos, artesanía en paja toquilla, la producción de hortalizas orgánicas, el servicio de gastronomía típica, la activación del turismo religioso y comunitario en diferentes lugares. De ahí su nombre de “El Cantón Verde del Cañar”.

En esta ocasión, invitados por el Municipio de Biblián, su alcalde Guillermo Espinoza y el equipo de trabajo del departamento de Desarrollo Comunitario y Turismo, realizamos un recorrido, por la “Ruta de la Alpacas”.

Inicia recorrido

El recorrido inicia desde el parque central de la ciudad, internándonos por las parroquias Nazón y Jerusalén, hacia el páramo, un camino rodeado de naturaleza, con gran cantidad de ganado vacuno de las mejores razas lecheras disfrutando del verdor de sus interminables lotes de terreno, rodeados de montañas circundantes, entre el azulado cielo, el brillo incandescente del sol, el matiz llamativo, de lo que aún queda una que otra vivienda ancestral y la moderna, colorida y decorada con el mejor material al gusto de sus propietarios, en su gran mayoría emigrantes, todos estos detalles forman parte de esta nueva y llamativa ruta turística.

Hemos ascendido cerca de 40 minutos, de repente, un fuerte soplido de viento nos indica que estamos a casi 4000 metros de altura sobre el nivel del mar, claro, ese gélido viento nos recuerda que estamos en lo alto de la ciudad, en el sitio de Tushin Burgay, en donde inicia la historia de esta inolvidable aventura.

María Ángeles Humala, presidenta de la asociación Tushin Burgay, junto a algunos socios nos reciben, narra que este terreno con 21 hectáreas pertenece desde 1990 a la Asociación de Trabajadores Agrícolas la Esmeralda Chica de Cebada Loma, esta Asociación está conformada por 29 socios, una parte de este se ha destinado para levantar un centro turístico, sin embargo, la agricultura y ganadería no es posible. Informa que los vecinos del sector ha destruido la naturaleza, las fuentes hídricas se está secando y la naturaleza ha sido amenazada.

Es por ello que se han conformado en Asociación, para con la ayuda del Municipio y Gobierno Provincial, generar el turismo comunitario para no desarrollar agricultura, ya que esto implicaba destruir la naturaleza, “hoy somos protectores y guardianes de la naturaleza, pues somos parte del programa socio bosque del Gobierno nacional a través del ministerio del Ambiente y que comprende más de 742 hectáreas de bosque para protección”, señala.

Desde el año 2000 se dedican también a la crianza y reproducción de alpacas, hoy tienen alrededor de 200 ejemplares de donde se utiliza su lana como materia prima para elaborar chompas, gorras, otras prendas y artesanías.

También se está utilizando la carne de alpaca, dentro de proyectos gastronómicos, a su decir la carne de alpaca es deliciosa, saludable e incluso se le atribuye sanar de algunas enfermedades.

Aquí el Municipio de Biblián maneja un convenio con la universidad del Azuay, mediante la impartición de talleres sobre el manejo y tratamiento de la fibra de alpaca. El trabajo es comunitario, se construyó las cabañas en donde funciona el centro de capacitación, es óptima para el turismo, se dispone de una cocina, algunos salones y tiendas de exposición y venta de productos elaborados a base de lana de alpaca, existen camas para hospedar a los turistas, pero falta complementar el trabajo con más promoción y el la oferta de paquetes turísticos.

Al pie de las cabañas, existe un reservorio en donde los socios crían truchas y venden a los visitantes, este es un atractivo para quienes deciden hacer un alto a la rutina de la ciudad y disfrutar de la naturaleza en lo alto de la montaña, mediante la pesca deportiva.

Entre las imágenes más atractivas es el pastoreo de alpacas, uno de encargados trae a los animales para que los visitantes puedan observar a las bellas criaturas de los páramos que en manada son cuidadas y alimentadas.

Pablo Campoverde veterinario del Municipio, narra que se realiza asistencia técnica veterinaria para mejor la calidad de fibra de alpacas, esto conlleva atenderlas, desparasitarlos y frenar la mortalidad, por parasitosis, se ha dado solución y se está vitaminisando. Las alpacas están distribuidos en hembras, machos y crías, también hay aquellas que están preñadas y las madres.

Manuel Villalta, diseñador de objetos, manifiesta que este es un proyecto del departamento de vinculación de la Universidad del Azuay a través de su Escuela de Diseño Textil, y es la segunda parte del proyecto que se viene dando talleres en manejo de paja toquilla y desarrollo de productos para fortalecer la asociación Tushin Burgay así como el trabajo en mejoramiento de calidad de pasto para alimentación de alpacas y el mejoramiento de la calidad de la lana para su en la elaboración de prendas.

Fortalecer el producto y el turismo

El alcalde Guillermo Espinoza, mientras recorre con nosotros, nos cuenta que desde su administración se viene apoyando al desarrollo de diversas asociaciones, como la Asociación de trabajadores Esmeralda Chica, donde se diversifica y mejora la calidad del producto a base de lana de alpaca, otro aporte es con la cooperativa padre Rafael González con la elaboración del sombrero de paja toquilla.

“Con la Universidad del Azuay estamos fortaleciendo la calidad producto, y potencializando la marca propia de Biblián, siendo esta la marca Bibilak, y también fortalecer el paquete turístico local, pues en este cantón hay una variedad de turismo o como el religioso, paisajístico y de aventura”.

Reconoce que hay otras instituciones que trabajan en el aporte a estos sectores con apoyo económico y técnico.

El sendero turístico, conduce hasta la majestuosa Laguna de Tushin, una importante fuente hídrica en la altura de la montaña, quieres han recorrido la zona, testifican que en este lugar hay una variedad de animales, entre el pajonal se observa aves, conejos, y lo impresionante dicen también existen caballos salvajes, algunos turistas lo han registrado en fotos.

Siguiendo la ruta se llega hasta el cerro Padre Rumi, una majestuosa elevación, desde donde se observa lo grandioso de la creación divina, resumida en valles, elevaciones, lagunas, riachuelos, bosques y los pueblos que se divisan a los lejos. Otros manifiestan que cuando se corre con suerte ahí se divisa el vuelo del ave sagrada, el cóndor.

Danilo Barreto, Director del departamento de Turismo Comunitario señala que desde la Escuela de Turismo de la UDA se realiza el levantamiento de información de “Ruta de las Alpacas”, se estudian paquetes turísticos, talleres de atención al cliente, fortalecimiento rutas, señalética, se espera que para el 2019 esté listo un paquete de servicios para que la comunidad pueda potencializarlos, sin embargo desde el año 2014 ya se viene realizando turismo de aventura y ciclismo de montaña.

Por: Martha Calle Padilla