Donantes de órganos pueden salvar hasta 6 vidas

1584
El hospital "José Carrasco Arteaga" es el único de Cuenca acreditado para operaciones de trasplantes de órganos. Cortesía

Las córneas son las que tienen mayor demanda de trasplantes en el país. Le siguen los trasplantes de riñón.

La oposición de la familia es la principal dificultad que aparece cuando se identifica un posible donante de órganos, lo que complica el proceso aseveró ayer Rubén Muñoz, coordinador zonal 3 del Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (INDOT).

Esto a pesar de que acuerdo a la Ley de Orgánica de Donación y Trasplante, todos los ecuatorianos mayores de 18 años son donantes de órganos y tejidos, a menos que manifiesten lo contrario en el Registro Civil.

El problema surge al momento de conversar con los familiares del donante, luego de que este falleciera sostuvo Muñoz, sobre todo porque la persona no manifestó su voluntad de ser donante a su familia.

Todos los órganos de una persona se pueden donar, sin embargo, en el Ecuador actualmente se hace trasplantes de riñones, hígado, pulmones y corazón. Mientras que a nivel de tejidos, lo que más se dona y trasplanta son las corneas, le siguen los trasplantes de piel, huesos, tendones y ligamentos.

En lo que va del año el INDOT Zonal 3, que cubre las provincias: Azuay, Cañar, Loja, El Oro, Zamora Chinchipe y Morona Santiago, ha registrado 118 trasplantes. De estos, 31 son de tipo renal, es decir, de riñón; y 87 de corneas, de acuerdo al corte de enero a septiembre.

Promoción

El coordinador zonal 3 del INDOT comentó que las cifras son alentadoras, pero todavía se requiere concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de la donación.
Por esto, el instituto nacional de donación y trasplantes, promueve una campaña con la frase “Yo soy donante y mi familia lo sabe”.

Además, el personal de la entidad ha dado capacitaciones en los centros educativos, unidades hospitalarias y a quienes acuden al Registro Civil.

Gabriel Chávez, estudiante universitario, dijo que está de acuerdo con la donación de órganos, ya que esto ayuda a salvar vidas. En su cédula de identidad consta como donante y prevé mantenerse así.

Mientras que Lucrecia Martínez, ama de casa, señaló que no sabía que la ley indica que “todos somos donantes…”, pero añadió que donaría sus órganos para ayudar a un familiar.

Patricio Martínez, jefe de la Unidad Técnica de Trasplantes del hospital “José Carrasco Arteaga” del IESS, unidad acreditada para operaciones de trasplante de órganos, expresó que muchas veces se pierden donantes por las creencias de las personas. “Se piensa que el donar es algo malo…” cuando es todo lo contrario. Un donante puede salvar de cinco a seis vidas refirió Martínez.

En lo que va del año en el “José Carrasco” se han efectuado 33 trasplantes renales y más de 40 de córnea. Estas cifras son mayores a las de otros años. (PVI)-(I)