Cantata con obra épica del “Fakir”

La obra se estructura de 12 cuadros, de los cuales, el coro canta a cuatro voces ciertos pasajes, mientras que otras partes de este “Boletín…” se doblan con las voces de los solistas.

462
La cantata involucra a los músicos de la Sinfónica, coros Juvenil del Conservatorio “José María Rodríguez” y de la Universidad del Azuay (UDA); y el Ballet Nacional del Ecuador.

Solistas y coro ensayan la cantata “Boletín y Elegía de las Mitas”, obra poética de César Dávila Andrade y musicalizada por el maestro ecuatoriano Édgar Palacios que se presentará hoy, mañana y el viernes, a las 20:00, en el Teatro Carlos Cueva Tamariz.
¿Qué es una cantata? Es una obra que se canta. Sin voces esa propuesta no existe. Hay oratorios sobre textos religiosos que son cantatas, y también hay cantatas con textos mundanos. Hay cantatas del tiempo barroco, obras de Vivaldi, por ejemplo; y hay otras que se prestan para cualquier texto. Entonces todo lo que se canta y se acompaña con orquesta o conjunto de cámara es una cantata.
María Eugenia Arias, en el piano, dirige la acción de los coreutas, y muy cerca de ellas los solistas que suman sus voces. Cuando el ensayo comienza, interrumpir no es saludable ni aconsejables. La máxima concentración es uno de los requisitos para dejar lista la cantata que involucra a los músicos de la Orquesta Sinfónica de Cuenca (OSC), los coros Juvenil del Conservatorio “José María Rodríguez” y de la Universidad del Azuay (UDA) y el Ballet Nacional del Ecuador. Más de 200 artistas para un especial que se ofrece, como parte de los homenajes por los cien años de nacimiento de “El Fakir”.

Estructura

La obra se estructura de 12 cuadros, de los cuales, el coro canta a cuatro voces ciertos pasajes, mientras que otras partes de este “Boletín…” se doblan con las voces de los solistas.
María Eugenia Arias explica que tanto los solistas como el coro tienen un protagonismo dentro de la obra, pero los solistas específicamente hacen los papeles de aquellos mitayos que fueron maltratados por los conquistadores españoles y por los mestizos -mezcla entre españoles e indígenas- ellos cuentan la historia de algunos mitayos que sobrevivieron a las minas y a los obrajes.

La cantata tiene una exigencia vocal grande, tanto en la cuerda del tenor como de la soprano por los agudos que presenta; así como de las notas graves del bajo, de la contralto, y de algunos de los cuadros en el transcurso de la obra. Estas partes son dobladas con los instrumentos de vientos y eso obliga al coro y solistas a tener claro el trabajo de la técnica vocal y la interpretación de los personajes.
Son un total de 48 voces, cuatro solistas líricos y el narrador que, en este caso es el barítono Álex Rodríguez. A ellos se suma la orquesta y el Ballet Nacional de Cámara del maestro Rubén Guarderas.
Los ensayos tomaron su tiempo, ayer se lo realizó con la OSC, hoy en la mañana será el ensayo general. “Lo más importante va a hacer el ensamble con el ballet, eso hay que tomar muy en cuenta”, señala Arias.
Desde la parte musical, Michael Meissner, director titular de la OSC, trabaja con el cuerpo de músicos en la preparación de esta obra que es un derivado de la música popular ecuatoriana. La propuesta se armó como una cantata u oratorio mundano, no religioso, sino basado en el texto de Dávila Andrade. (BSG)-(I)

REALISMO

“Un texto cruel”, como lo dice Michael Meissner, director titular de la Orquesta Sinfónica de Cuenca (OSC), pero por su realismo muy famoso.
“Boletín y Elegía de las Mitas” se estructura como una ópera sin acción por supuesto, donde entra la destreza de la danza con su coreografía, un espectáculo completo en el cual bailarines y coreutas interpretan los sucesos, porque los últimos hacen el papel del pueblo que comenta; y los solistas que se toman los personajes principales.
El poema de César Dávila tiene muchos personajes, en la cantata cuenta con una introducción, momentos en los cuales las voces se callan para que sea la música, la danza o la narración del barítono Álex Rodríguez, la que anuncie, hable, diga algo.
Toda la propuesta a presentarse en los tres días es fiel a la estructura del poema de Dávila Andrade. Este es un trabajo en el que se suman
varias artes: la literatura, la música, la danza, el canto coral, el vestuario, y todos los participantes contribuyen a una sola puesta en acción. (BSG)-(I)