Paisajes inolvidables

Nicanor Merchán Luco

613

El último sábado del mes pasado tuve la oportunidad de participar en la prueba denominada “Andes Rider Challenge” la que partió a las cuatro de la mañana; por el paso de Inganilla, con mucho frío y viento, el Cañar y El Tambo estaban aun oscuros y se veían solo las luces de las ciudades; el alba nos coge frente a Suscal y en la penumbra ilumina a la cordillera. El amanecer encanta a Javin, a la Represa de Ocaña, las montañas de San Antonio y Gualleturo parecen recién levantarse y asoman esplendorosas, a poco la lluvia nos abre el paso en La Troncal, El Triunfo, el verdor y los bosques de Bucay abren la planicie de la costa con esplendor, enseguida el pequeño poblado y quizás la olvidada Cumandá nos recibe llena de gente alegre en las calles abriendo sus negocios al desayuno; luego por cientos de curvas hacia Chillanes que muestra el paso por la Cordillera del Chimbo en un bosque montano húmedo, un paseo verdaderamente precioso desde aquí por una carretera realmente muy sinuosa llegamos a la encantadora ciudad de Guaranda. Esta ciudad tradicional por su carnavales, y que se encuentra en un flanco de la Cordillera Occidental en la Hoya del Río Chimbo a 2.600 metros de altura, tiene unos 40.000 habitantes, la temperatura es como la de Cuenca y está completamente rodeada por colinas que le dan un encanto especial, sus pobladores se dedican a la agricultura y ganadería; la ciudad todavía puede rescatar algunos edificios coloniales. Enseguida la carretera sube vertiginosamente hasta llegar a la entrada al Refugio del Chimborazo en el sector El Arenal a 4.400 metros el Chimborazo se muestra excepcional con un fondo azul turquesa, no tiene ni una sola nube, el paisaje es espectacular y como pocas veces está caliente; a poco Riobamba al fondo hacia el oriente apenas se le ve al Altar y como todos conocemos esta es una linda ciudad, enseguida por Penipe, Puela, Cotalo, al pie del Volcán Tungurahua de 5.023 metros la ruta se vuelve realmente excepcional y su paisaje no deja de impresionar.

Más tarde Baños de Ambato, conocida como Baños de Agua Santa, población que está llena de turistas y con un clima muy agradable cobijada por el mismo Tungurahua. Mas adelante la ciudad de Puyo ya en el Oriente Ecuatoriano en donde hace mucho calor y nos recibe prácticamente con “un diluvio” es la capital de la provincia de Pastaza y tiene unos 40.000 habitantes, esta ciudad enlaza a varias ciudades del centro del Ecuador y los negocios y el comercio se mueve mucho. Más tarde, con destino a la ciudad de Macas, por una carretera que prácticamente surca por la Amazonía llena de verdor con los grandes ríos que la decoran el paisaje adquiere otra connotación. Es llamada “La Esmeralda Oriental” realmente esta ciudad tiene un encanto especial. Desde allí por Sucúa hasta Méndez, la que tiene un clima tropical húmedo, una ciudad rodeada de abundante fauna en donde hay una importante presencia de la nacionalidad Shuar, vecina a la provincia del Azuay. Desde aquí directo a la Represa de Amaluza, Palmas, Sevilla de Oro, Guachapala y Paute, ciudades que guardan su propio encanto y paisaje particular y por fin la ciudad de Cuenca ya al atardecer. El multicolor y “la loca geografía” muestran los paisajes asombrosos de nuestro Ecuador. (O)