Fujimori dice que si regresa a prisión su corazón “no lo va a soportar”

979

El exgobernante peruano Alberto Fujimori (1990-2000) afirmó hoy que si regresa a prisión su corazón “no lo va a soportar” e invocó al presidente Martín Vizcarra y las autoridades del Poder Judicial que “no lo maten”.

“Quiero pedirle al presidente de la República y a los miembros del Poder Judicial una sola cosa: por favor, no me maten, si regreso a prisión mi corazón no lo va a soportar, está demasiado débil para volver a pasar por lo mismo”, declaró Fujimori en un video difundido en su cuenta oficial en Twitter.

El exmandatario, cuyo indulto fue anulado este miércoles por un juez de la Corte Suprema, permanece internado en una clínica de Lima, desde donde agregó: “no me condenen a muerte, ya no doy más”.

“Quiero decirles a las autoridades y políticos, por favor no me usen como arma política porque ya no tengo fuerza para resistirlo”, señaló Fujimori, quien apareció en el video acostado en la cama de una clínica de Lima en la que fue internado este viernes.

Este miércoles, el juez Hugo Núñez, del Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Suprema de Justicia, anuló el indulto otorgado en diciembre pasado a Fujimori por irregularidades en su tramitación y contravenir los compromisos internacionales del Estado peruano en materia de derecho humanos.

El magistrado ordenó la captura de Fujimori para devolverlo a la cárcel de la que había salido hacia poco más de nueve meses, aunque el exgobernante fue internado en una clínica por aparentes problemas de salud causados tras recibir la noticia.

Hasta la clínica llegó un grupo de policías antidisturbios para proteger los exteriores del local, mientras que agentes de la Policía Judicial se apostaron hoy en la parte exterior de la sala de cuidados intermedios que ocupa el exmandatario.

Al respecto, el ministro del Interior, Mauro Medina, señaló que la Policía está a la espera de que se otorgue el alta médica a Fujimori para cumplir la orden de captura que emitió el juez.

Medina remarcó que primero está la integridad física y la salud de la persona, pero aseguró que se cumplirá con el mandato judicial en toda su extensión.

Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión como autor mediato (con dominio del hecho) de las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), donde murieron 25 personas a manos del grupo militar encubierto Colina, y los secuestros de un empresario y un periodista, considerados todos ellos crímenes de lesa humanidad.

Kuczynski dice que no se arrepiente de haber indultado a Fujimori

“No me arrepiento de haber indultado a Fujimori. Quizás debí esperar a que llegara el papa, pero tampoco quería cargarle un tema de política interna. Cuando estuve en Roma, antes de su visita, le mencioné el caso de Fujimori”, sostuvo Kuczynski en una entrevista publicada hoy en el diario El Comercio.

El exgobernante, que cumplió 80 años este miércoles, el mismo día en que se anuló el indulto que otorgó el pasado 24 de diciembre, agregó que no toma “nada bien” esa decisión judicial porque, indicó, “la Constitución es clarísima”.

“El artículo 118 me daba, como presidente, la autoridad para dar el indulto”, señaló antes de recordar que el proceso “coincidió con la Navidad; un momento en el cual se dan indultos en muchos países”.

En ese sentido, Kuczynski dijo que “la anulación del indulto es una pérdida personal” porque, aseguró, siguió la Constitución y ahora han derogado “una decisión absolutamente legal”.

“¿Controversial? Sin duda. Pero legal, también, sin duda”, remarcó.

Rechazó, además, la opinión del juez de que hubo una “falta de motivación” al otorgarse el indulto y aseguró que los informes médicos sobre Fujimori, que revisó desde junio del año pasado, “eran bien claros respecto a la taquicardia, por ejemplo”.

“Él tuvo varias crisis y el estrés de estar en la cárcel doce años es muy grande. Entonces, no tengo ninguna duda de que el indulto fue bien dado. Claro, me doy cuenta de que internacionalmente fue muy criticado. Pero así es la vida pues”, comentó.

El exgobernante, que renunció en marzo pasado para evitar se destituido por el fujimorismo en el Congreso por sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht, aseguró que no negoció con un grupo de legisladores liderados por Kenji, el hijo menor de Fujimori, para que estos evitaran su destitución.

Kuczynski acotó que “obviamente quisiera” que desde que dio el indulto, Fujimori “disfrute sus años mayores en tranquilidad y no en la cárcel”.

“Pero, en fin, hay que respetar la justicia. Eso sí: siempre y cuando la justicia no esté politizada. Porque lo que vemos en el Perú hoy es que hay actores de la justicia muy politizados y eso no es bueno”, comentó.

Kuczynski también dijo que el partido Fuerza Popular, que lidera Keiko Fujimori, la hija mayor del exgobernante, “se mueve con los vientos políticos que ellos ven”.

“Qué vamos a hacer”, concluyó.

Este jueves, el juez Hugo Núñez, del Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Suprema de Justicia, anuló el indulto otorgado a Fujimori por irregularidades en su tramitación y contravenir los compromisos internacionales del Estado peruano en materia de derecho humanos.

El magistrado ordenó la captura de Fujimori para devolverlo a la cárcel de la que había salido hacia nueve meses y siete días, aunque Fujimori fue internado en una clínica de Lima por aparentes problemas de salud causados tras recibir la noticia.

Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión como autor mediato (con dominio del hecho) de las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), donde murieron 25 personas a manos del grupo militar encubierto Colina, y los secuestros de un empresario y un periodista, considerados todos ellos crímenes de lesa humanidad. EFE