La conducción Saymirín-Tixán

Gonzalo Clavijo Campos

593

Se podría pensar que la construcción de una conducción de agua cruda, al ser tan solo un componente de un sistema de agua potable, en una ciudad con las mejores coberturas de este servicio básico, no reviste mayor importancia, más aún al ser promovida la obra por una Empresa como ETAPA con reconocida trayectoria. Sin embargo la conducción Saymirín-Tixán para proveer de “materia prima” a la Planta de Potabilización de Tixán en un caudal de 2.000 litros/segundo y con ello asegurar la dotación del líquido vital para Cuenca en los próximos 30 años, cubriendo el 70% de la demanda total, cuyo presupuesto en todos sus componentes sobrepasa los 9,0 millones de dólares, si es trascendente pues se trata de una obra que se lo ha intentado ejecutar desde hace 22 años, pero por diversas razones técnicas y de conflicto social no se lo emprendió, poniendo en riesgo el suministro de agua.

La conducción recorrerá 4,7 Km desde Saymirín, por la margen izquierda del Machángara hasta Ochoa León, para ascender por la vía de acceso a Tixán, sin afectar a ninguna propiedad, con una tubería de Hierro Dúctil de 1.400 mm de diámetro.

Pero además esta obra se complementa con la construcción de interceptores marginales al río Machángara, para el saneamiento de las Parroquias Checa y Chiquintad, en una longitud igual a 5,5 Km, hasta llegar a interceptores existentes. Ya no habrá ninguna descarga de aguas negras, recuperándolo completamente en su calidad y pronto veremos pescando en sus riveras, lo cual ocurre tan solo en los ríos de Europa y Estados Unidos.

Y como si fuera poco, como una medida de apoyo social y productivo, se rehabilitará el viejo canal Machángara, con 3.000 regantes, construido hace más de 40 años, siendo urgente la sustitución del mismo con tuberías en una longitud total de 10.430 m, para mejorar los sistemas de riego y abrevaderos.

Además la Municipalidad de Cuenca, planifica construir la Av. Los Migrantes que se inicia en el Parque Industrial de Cuenca y arriba a Ochoa León, también por la margen izquierda del Machángara, con sendas peatonales y ciclo rutas y que bien podría alargarse hasta llegar a las Cabeceras Parroquiales de Checa y Chiquintad. No sería utópico que sus habitantes, vengan a Cuenca en bicicleta por ciclo rutas hasta llegar al PIC, para tomar el Tranvía y dirigirse al Centro o Sur de Cuenca.

Pero tanto la conducción de agua Saymirín-Tixán como la Planta de Tixán, próxima a inaugurarse, no tendrían razón de ser si no existiesen los caudales de agua suficientes en la cuenca del Machángara y aquello ocurre tan solo por los cuidados en la gestión del recurso por parte de ELECAUSTRO S.A y ETAPA EP y la disponibilidad de los grandes reservorios de Chanlud y el Labrado que regulan el agua todo el año.

Sin desconocer la gran obra ejecutada por la actual administración municipal a la cabeza del Ing. Marcelo Cabrera Palacios, la construcción de la conducción Tixán-Machángara y el más grande centro de producción de agua potable de la Región en Tixán, constituyen lo más trascendente para el desarrollo y progreso para la Cuenca de los Andes, durante estos 5 últimos años. (O)

gclavijoc@hotmail.com