Educación para la sostenibilidad

Nicanor Merchán Luco

419

Nuevamente me refiero a este tema en vista de que el Azuay ha sido azotado por los incendios los que han devorado centenas de hectáreas por todas partes por lo que creo que solamente con la educación a todo nivel y en todos los sectores sobre la temática ambiental se podrá en el futuro combatir el flagelo. En el momento en que todos los ciudadanos estén consientes del problema y que amen y cuiden la naturaleza cambiaremos de conducta y los incendios serán menos frecuentes. Es fundamental que las sociedades tomen conciencia acerca de la importancia de proteger y cuidar los recursos naturales. Por esto que es indispensable que los miembros de la sociedad entiendan el valor fundamental de conservar el suelo, el agua, el aire, la flora, la fauna y la biodiversidad porque todo encierra la vida y solo la misma vida es capaz de desarrollar nueva vida.

Hoy la educación en consecuencia es más importante que antes porque vivimos ante la presencia de los graves daños que le ocasionamos al planeta, a nuestra casa común como afirma el Papa, en su encíclica Laudato Si. Hay pueblos que consideran a la naturaleza como un organismo vivo, la que forma parte del entramado de la vida misma, este es el caso por ejemplo de los Aymaras o de la cultura Inca. Hoy la cosmovisión andina considera precisamente a la naturaleza como parte de un todo. El pueblo hindú cree que la tierra está viva, impregnada de diversas cualidades de energía por lo que han aprendido a vivir en armonía con la naturaleza. Un pueblo culto y bien informado que tenga una plena conciencia ambiental exigirá como un derecho la información ambiental, una comunicación que tenga todos los elementos capaz de ofrecer toda la información indispensable, que sea oportuna y veraz y que se la trasmita por todos los medios tanto digitales como impresos. La conferencia de educación ambiental organizada por la UNESCO en cooperación con el Programa de las Naciones Unidas para el ambiente PNUMA en la ciudad de Tiblisi habló sobre la capacidad que tiene el hombre de transformarlo y recomendó mantener un equilibrio en la naturaleza.

El agotamiento de los recursos es uno de los problemas que más preocupa a la sociedad; su angustia lo recoge, la primera cumbre de la tierra organizada por Naciones Unidas en Río en 1992 y más tarde el clamor lo precisa el Foro de Río Más Cinco, pues nos enfrentamos al agotamiento de los recursos claves para la supervivencia de los seres humanos. El desarrollo sostenible y el cuidado y control en materia ambiental es una responsabilidad compartida de todos los ciudadanos con el propósito de que se involucre toda la sociedad para trabajar en forma concertada y pueda actuar en el amplio sentido de la responsabilidad compartida. La educación ambiental como eje transversal del desarrollo sostenible ayudará a preservar las leyes existentes, los principios universales, la estructura orgánica y la protección a los recursos naturales. La Asamblea General de la ONU adoptó la agenda 2030 para el desarrollo sostenible, un plan de acción destinado a favorecer a las personas, al planeta y a su prosperidad con la intención de fortalecer la paz y el acceso a la justicia. Al desarrollo sostenible debemos sumarnos sin condicionamientos. (O)