El “fantasma” del “30 S”

Marco Salamea Córdova

461

La coyuntura que vive el país, que ha permitido transparentar paulatinamente una serie de hechos poco claros o irregulares cometidos en el marco de la gestión del régimen anterior, ha vuelto a poner en la escena jurídico-política el fantasma del «30 S».

Un fantasma creado deliberadamente por el Gobierno de Correa, para victimizarse y aprovechar políticamente de aquel aciago hecho ocurrido por la insubordinación policial del 30 de septiembre de 2010. Un fantasma que hoy tiene la posibilidad de ser exorcizado por las investigaciones en curso para establecer las responsabilidades por la muerte de una de las víctimas de ese acontecimiento, el policía Froilán Jiménez.

Recordemos que el motivo de aquella insubordinación fue el veto que el Presidente Correa dio a la Ley de Servicio Público aprobada por la Asamblea con 108 votos. Sin embargo la causa de lo ocurrido ese día fue la actitud equivocada de Correa al pretender sofocar el levantamiento policial, en el regimiento Quito, a través de una confrontación directa con una masa policial enardecida que se encontraba en este lugar; provocándose, en este contexto, la agresión y retención del Presidente, cuya liberación tuvo luego el lamentable costo humano de varios heridos y muertos.

La historia que construyó el poder correista fue la de que hubo un intento de magnicidio y de golpe de Estado, por parte de sectores de la oposición política; desatándose una posterior y sistemática persecución, enjuiciamientos y encarcelamientos de policías y personajes de oposición, amparándose para esto en el control del poder judicial y en el forjamiento de supuestas pruebas.

Frente al mito construido, sin embargo, un juicio objetivo develaría que lo acontecido aquel día tuvo como causa inmediata el mal manejo político del conflicto por parte del Presidente; y, como causa de fondo, el déficit de democracia en el ejercicio del poder gubernamental; pues era parte de este ejercicio el no procesar, por la vía del diálogo y los acuerdos, aquellos proyectos de ley que eran problemáticos o controversiales.

El nuevo contexto político y jurídico, que hoy vive el país, abre la posibilidad para también juzgar a los responsables políticos del «30 S», pues el Fiscal encargado del caso «30 S» acaba de solicitar que se investigue al respecto al ex presidente Correa y al ex ministro de defensa Javier Ponce. (O)