Escribir sobre piedra

Viviana Bernal Estrada

536

A pocos días de haber sido testigo de uno de los peores desatinos en materia judicial con respecto a una sentencia bufona en beneficio de un individuo, de quien presumo “se le fue la mano”, me queda ese sentido de impotencia y desvalorización de lo que se ha obtenido única y explícitamente por el activismo feminista y de derechos humanos.

Es inaudito ver como los que tienen la potestad para sancionar -como última instancia- a un potencial asesino, hacen de la justicia una acción denigrante para quien espera desde el lado del desamparo legal. El encarcelamiento del perverso tendría algún sentido…

Perdónenme si estoy elucubrando un concepto privativo pero entiendo que un Administrador de Justicia es un experto conocedor de leyes con una ilustre capacidad de analizar una causa en contexto ampliado; así como entiendo también que en la trayectoria profesional ha desarrollado su instinto humano y su sentido común.

Perdónenme pero a veces pienso que si todo lo trabajado en normas de sana convivencia y otras acciones para re educar a la sociedad, serían desde la advertencia; la rigurosidad de una sentencia, también podría ser considerado otra forma de prevenir.
Preciso esto porque así como el silencio de los cómplices y cobardes es tan cruel como el golpe que recibe una persona excluida de protección jurídica; la negligencia y la prepotencia es tan inerte como lo es cuando se escribe sobre piedra. (O)