Quejas de los artesanos y petición al Gobierno

La realidad del sector artesanal, una vez más, fue expuesta ayer durante un plantón, rueda de prensa y diálogo frente a la Gobernación del Azuay.

726
Dirigentes de la Federación Provincial de Artesanos del Azuay ayer ofrecieron rueda de prensa en la Glorieta. ACR

Artesanos anticipan que el próximo 26 de septiembre participarán en una movilización nacional.

Ha transcurrido más de un año y los artesanos del Azuay no han logrado que el presidente de la República, Lenín Moreno, los reciba personalmente en audiencia para exponer su realidad. Este recordatorio lo formuló ayer la presidenta de la Federación de Artesanos, Piedad Soto.

Lo hizo en la glorieta del parque Abdón Calderón a donde llegaron los dirigentes de casi todos los gremios, que ofrecieron una rueda de prensa y luego fueron a pedirle al Gobernador, Xavier Enderica, que transmita esta petición al Mandatario.

Se repitió la misma escena del 13 de junio de 2018, cuando los artesanos hicieron un plantón en la glorieta y luego le suplicaron al Gobernador que gestione tal audiencia. Enderica, igual que ayer, saludó a los artesanos con beso y abrazo, se tomó fotos con ellos, los escuchó; pero, hasta hoy no logra que Lenin Moreno los reciba.

Realidades

Jaime Gómez, presidente de la Asociación Interprofesional de Artesanos Gráficos y Afines del Azuay, advierte su preocupación por el futuro que le espera a este sector debido a la facturación electrónica.
“Nos afectaría porque nos quedaríamos sin tener qué producir y, a su vez, estaríamos en la penosa situación de despedir a nuestros empleados”.

El representante del Gremio de Maestros Mecánicos 5 de Noviembre del Azuay, Luis Ortiz, señala que el mayor problema es la gestión de medio ambiente.
“Prácticamente los mecánicos automotrices no podemos trabajar en paz porque permanentemente nos están pidiendo licencias ambientales. Pero si nosotros contratamos una consultoría, estas licencias nos cuestan de 1.800 a 2.000 dólares ¿de dónde va a sacar un artesano de un pequeño taller para cancelar una consultoría?”, pregunta Ortiz.
Para Heriberto Otavalo, presidente del Gremio de Maestros Panificadores y Afines del Azuay, el peor inconveniente que enfrenta este sector es la exigencia que les estarían haciendo de que “como tenemos título de panaderos no podemos hacer pastas, y si hacemos pastas tenemos que facturar con el tanto por ciento”.
El dirigente recuerda que su Ley de Defensa del Artesano precisa que “todo lo que es hecho a mano es artesanal, pero esto es un fantasma…porque ellos quieren de alguna forma hacernos pagar, a pesar de que asumimos el IVA de lo que consumimos”.

Peluquerías

Sandra Jiménez, representante de la Asociación Interprofesional de Belleza del Azuay, declara que se sienten afectados porque hay mucha competencia de peluquerías, en una sola cuadra hay dos o tres locales de este tipo.

“Nos sentimos muy perjudicados porque viene gente de afuera y trabaja en nuestro oficio. Mientras que a uno siempre le están poniendo muchas dificultades para renovar los permisos municipales…pedimos a la entidad correspondiente que por favor salga a controlar”.
Ernesto Peña, miembro de la Asociación de Joyeros, menciona que la gran dificultad de los joyeros es que “aparentemente sin ningún control ingresan productos y mercaderías de otros países que tienen un costo que los joyeros azuayos, ni siquiera del material sin producir, podemos comprar a ese valor”.

Joyas

Advierte que no pueden competir con la joya que ingresa desde China, y que ni siquiera sería de calidad.
Freddy Barros, representante del Gremio de Maestros Carpinteros Gaspar Sangurima, expresa que una gran barrera para el trabajo que cumplen este sector es el de los permisos de funcionamiento.
“Generalmente nos ponen muchas trabas…nos exigen que hagamos estudios ambientales y esos son muy caros y a veces no justifica porque realmente un taller artesanal no tiene el capital ni patrimonio como una gran industria”. (ACR)-(I)