Dos dictámenes niegan el matrimonio igualitario

El colectivo Todo por Mis Hijos en Cuenca hizo público su respaldo a dos dictámenes de la Corte de Justicia de Azuay, dados este lunes, que niegan el matrimonio igualitario, es decir, entre dos varones o dos mujeres.

1174
Colectivo Todo por Mis Hijos apoya resolución judicial que no acepta matrimonio igualitario en Cuenca. PSR

Estas resoluciones fueron emitidas por la Sala de lo Laboral, integrada por los jueces Sandra Aguirre, Freddy Mulla y Luis Urgilés; y por la Sala de lo Penal, conformada por Julia Elena Vazquez, Jenny Ochoa y Julio Inga.

El 16 de julio dos parejas del mismo sexo presentaron una acción de protección para casarse ante Ruth Alvarez e Iliana Vallejo, juezas de la Unidad Judicial de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de Cuenca. Ellas aceptaron la medida.

Sin embargo, el Registro Civil de Azuay apeló esta decisión con el argumento de que viola el artículo 67 de la Constitución del Ecuador, que establece que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer.

Jhoana Ortega, coordinadora nacional del grupo Todo por Mis Hijos, informó que esta decisión judicial también tiene el apoyo de otras organizaciones como Vida y Familia y Con Mis Hijos no te Metas.

Criterio

“Nuestra intención como colectivos no es estar en contra de nadie ni de nada, sino simplemente estar a favor de la vida, de la familia y de todas las cosas que promueven un equilibrio dentro de nuestra sociedad…”, aclaró.

Para ella la sociedad no puede ser vista desde otra mirada que no sea desde la perspectiva de familia, “entendiendo la familia como es vínculo natural, formado por un varón y una mujer y eso permite el sostenimiento de una sociedad”, dijo.

Aunque reconoció que hay diferentes tipos y variedades de familia, a su criterio “siempre la familia natural y heterosexual será la que ética y moralmente muestre una significación importante (…)”.

Braulio Alvarez, también miembro de este colectivo, quien aclaró que la Opinión Consultiva OC-24/17 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que presentaron los demandantes, no es vinculante.

Esta hace constar que los estados deben garantizar el acceso a las figuras existentes en los ordenamientos jurídicos internos, que incluye el matrimonio, para asegurar la protección de los derechos de las familias de parejas del mismo sexo.

Acciones de protección

Detalló que a nivel nacional se han presentado nueve acciones de protección por este tema, de las que seis fueron declaradas sin lugar, una elevada a consultar a un órgano superior y las dos restantes fueron aceptadas, en Cuenca.

Para Wilmer González, activista por los derechos de los colectivos de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero e Intersexuales (LGBTI), no está de acuerdo con esta decisión judicial.

“Vemos que es un retroceso como nuevamente los decidores de justicia sigue apelando a los hechos de que los derechos humanos tienen que ir vinculados primeramente desde las normativas vigentes desde el moralismo religioso…”, dijo.

Para González la justicia debe plantear juicios o sentencias que sean garantía de derechos para cada miembro de la población independiente si es heterosexual, LGBTI, homosexual o cualquiera. (CSM)-(I)