Patrimonio

411

El reconocimiento a una ciudad, o un sector de ella, como patrimonio cultural de la humanidad, es un honor que muchos lo buscan y sus habitantes se sienten orgullosos. Nadie construye en el presente un inmueble patrimonial. La presencia del pasado como testimonio de la creatividad humana genera esta categoría y la visión particular y pública para conservar genera este carácter. Hay caso de construcciones públicas, como los templos, que pretenden mantener la tradición en lugar de renovaciones inmediatistas. Si en inmueble privado ha ocurrido algo de importancia histórica, hay que preservarlo. Hay edificaciones particulares cuyos propietarios, por diversas razones, mantienen su condición al margen de intereses económicos que conlleva su destrucción para elaborar algo nuevo.

Pero el patrimonio genera también deberes, obligaciones y restricciones tanto para el sector público como para el privado que deben estar establecidos mediante normas jurídicas, ya que no se puede pensar tan sólo en la buena voluntad de los propietarios para quienes, con o sin justificación, la rentabilidad económica tiene importante peso para la toma de decisiones. El mantenimiento de un inmueble antiguo, en muchos casos, requiere mayores gastos que el de una construcción moderna, lo que da lugar a la inquietud de que si ellos deben ser asumidos por los propietarios o por el sector público que es el responsable de que se observen las normas que traen consigo las declaratorias.

Las motivaciones económicas tienen enorme importancia en la vida, no sólo el afán de incrementar riqueza y hacer negocios, sino de evitar gastos que el mantenimiento de un inmueble requiere. Ha habido casos de pobreza que han hecho que las edificaciones se destruyan; en otros las instituciones públicas los han adquirido para dedicarlos a fines culturales. En todo caso se plantea un problema. El propietario de un inmueble declarado patrimonio se encuentra en desventaja en relación con otros que no tienen esa condición. ¿Debe el sector público permanecer indiferente? Lo razonable sería que haya un tratamiento distinto que compense de alguna manera las limitaciones de esta condición que no ha sido buscada por los propietarios.