Elabora instrumentos de viento desde hace 40 años

Luis González es un músico cuencano, experto en la elaboración de instrumentos musicales en bambú. Las creaciones salen de su propia inspiración.

1615
Instrumentos de viento

Luis González es un artesano cuencano, destacado y reconocido a nivel nacional e incluso internacional, por su especialización en la elaboración de instrumentos de viento, con una experiencia de más de 40 años.
Antes de sumergirse en esta noble actividad, él era joyero, y es así que este conocimiento también lo aplica a la elaboración de sus instrumentos musicales, por ejemplo en las quenas, que las hace con tarazeado de plata, con diseños variados.
Su actividad inició, en vista de que en el medio no había quien construya estos instrumentos, contó, y por esta razón empezó haciendo instrumentos de aluminio, luego de plástico, y así hasta que encontró los materiales adecuados que en el Ecuador sí habían, porque pensaban que no existían. Encontró que hay una variedad inmensa de bambú, para construir quenas, zampoñas, rondadores y demás instrumentos andinos.
A mí no me enseñó nadie este arte, aprendí por mi propia cuenta, por la necesidad, resalta.
Demoré unos 8 años para tomar el bambú como mi materia prima principal. Hay que considerar que existe una variedad inmensa de bambú, por ejemplo hay la duda que se consigue por Molleturo, la tunda por Imbabura en el Chota, la canilla de venado, el podón, la coladera, la caña guadúa, la caña guama, el bambú dorado, el carrizo, etc.
“Yo mismo descubrí los lugares donde puedo conseguir estos materiales, en diversos sectores de el país”, dijo. Cada uno de éstos tiene un tratamiento especial para hacer los instrumentos.
Elabora unos 300 o más instrumentos andinos, algunos los investigó para hacerlos y otros se ha inventado, como por ejemplo el Huazán, que está hecho de la cáscara del cacao seco, con un relleno de semillas de achira, y eso lo utilizan los músicos de diferentes países del mundo.
Sus instrumentos se venden directo del producto al consumidor, prefiere no tener intermediarios, porque explotan a los artesanos, dijo. Los instrumentos más vendidos, son el rondador, la quena, el saxo andino, la palla y la flauta de pan o antara.
Ahora sus instrumentos se utilizan en la música andina, en la música ecuatoriana y del mundo. Un instrumento andino sirve hasta para tocar la música clásica, señala.
Tiene clientes de todo el mundo, que vienen referidos desde otros países, por lo que sus instrumentos están en Japón, China, Corea, México, Usa, Panamá, Perú, Colombia, Francia, España, etc.

Por qué lo prefieren

Piensa que los clientes prefieren sus instrumentos, porque él además es ejecutante, y al tocarlos, las personas ven que es afinado.
Además, porque tiene certificados de la OEA y UNESCO, porque hubo un concurso que hizo la UNESCO en Quito, para buscar a los mejores artesanos en todas las ramas, y entre esas ramas estaba la música, en la cual fue favorecido, como uno de los mejores constructores del Ecuador, el 3 de marzo de 2011. En su taller, también tiene un diploma que le entregó el Alcalde, en agradecimiento por haber hecho quedar bien a la provincia y ciudad.
También le han hecho reportajes de varios países del mundo, recién le hicieron reportaje la Televisión japonesa, ahí salió construyendo y tocando sus instrumentos, mediante el contacto con un amigo japonés que vivía en Cuenca y que ya volvió a su país.
También le han hecho entrevistas para la televisión española y para la televisión de Canadá.
Y ha tocado en eventos internacionales, como la segunda feria más importante del mundo, en Toronto, en España para la Televisión española, y en otros países del mundo. El toca música ecuatoriana andina.
Nadie de su familia sigue sus pasos, porque no tienen interés en ello, todos son profesionales. Tiene 5 hijos, 3 mujeres y 2 varones, y 7 nietos. (COR) (I)