Óptica guarda la historia de los lentes en Cuenca

Un pequeño museo de lentes y gafas

4654
óptica Americana

La óptica Americana tiene una especie de museo, donde están exhibidos modelos de lentes y gafas desde los más antiguos hasta los más modernos. Es un paso por la historia de la evolución de los anteojos que vio esta ciudad.

La óptica Americana, ubicada en las calles Simón Bolívar y General Torres, en pleno Centro Histórico de Cuenca, guarda una gran historia de los marcos de lentes y equipos de oftalmología.
Allí hay una especie de museo, donde están exhibidos modelos de lentes y gafas desde los más antiguos hasta los más modernos. Es un paso por la historia de la evolución de los anteojos que vio esta ciudad.
El fundador de este negocio fue Ariolfo Vásquez Ortega, quien por su dedicación profesional, pero además por su aporte a la ciudad, es parte de la historia de Cuenca,
Agustín Cuesta Vintimilla, historiador, le atribuye la elaboración de la corona del poeta Remigio Crespo Toral. Vásquez es una de las primeras personas que incursionó en la óptica a más de la joyería en Cuenca.
Esta es una joya patrimonial de la urbe, se trata de una corona con laureles de oro que le fue entregada el 4 de noviembre de 1917 a Remigio Crespo, poeta, diplomático, legislador y catedrático universitario.

Virgen Morenica del Rosario

Pero además, Ariolfo Vásquez Ortega es el autor de la corona de la Virgen Morenica del Rosario, considerada una verdadera joya de la orfebrería cuencana. Es una prenda de 18 kilates en oro, que lleva incrustadas piedras preciosas.
Quienes le siguieron en este negocio fueron Eduardo Vásquez Carrión, su hijo; Oswaldo Vásquez Montesinos, su nieto, y actualmente está Juan Andrés Vásquez Jerves.
Ellos aún conservan modelos de lentes antiguos que tenían un soporte en uno de los marcos y además que tenían una especie de cadena como sujetador para evitar que se caigan.
Oswaldo Vásquez explicó que conservan estos lentes “porque queremos tener y guardar la historia de lo que ha sido la evolución de los lentes, para que conozcan quienes vienen detrás de nosotros”.
En la colección también hay modelos de gafas de la marca Ray-Ban, que las utilizaron personajes reconocidos a nivel mundial como Elvis Presley y Sophia Loren.

Elvis Presley

Según la historia, Presley hizo una modificación a este modelo, pues adornó su montura con oro con su peculiar estilo derrochador, para acompañar su inconfundible atuendo del rockero, que pasó a la historia mundial.
También conservan los lentes para aviones descapotados que tiene una tela gruesa especial, que junta la piel con el marco para impedir el ingreso del viento a los ojos de los pilotos.
De acuerdo con la historia, el estilo, conocido como Aviator, fue creado en 1936, desarrollado específicamente para los pilotos y también era usado por todos los militares, y en 1937 ya estuvieron disponibles para el público.
Las Wayfarer estuvieron disponibles desde 1953 y se han convertido en el estilo más vendido de la historia. Gracias al cine, las gafas de sol como accesorio, se volvieron ampliamente populares en la cultura occidental, principalmente en los 60.

John Lennon

También hay gafas del modelo que utilizaba John Lennon, el mundialmente conocido artista de The Beatles. Este modelo de gafas es sinónimo de los años sesenta.
Te retrotrae a los hippies, la explosión de contracultura que se vivió en América y otras partes del mundo, durante esta década y a la libertad y pacifismo que manifestaban esos ideales.
Igualmente hay una especie de gafas hechas a mano. No conocen con precisión el autor de las mismas, pero creen que se trató de un joven que quiso estar a la moda y decidió confeccionarlas.
Antes los lentes de las gafas eran fabricadas en vidrio, no obstante, hoy en día se utilizan otros materiales más livianos y resistentes, tales como los polímeros orgánicos y el policarbonato.
Según la historia, los armazones o monturas eran fabricados en hierro o en acero, posteriormente comenzaron a usarse resinas, para reducir el peso de los armazones.

Armazones

Sin embargo, estas resultaban demasiado rígidas y tendían a romperse con los impactos y bajo torsión. Actualmente, los armazones de las gafas se fabrican en aleaciones de aluminio o titanio, lo que las hace extremadamente ligeras.
Las monturas tienen un estándar de medidas, que nos sirve para comparar entre monturas. Este sistema de métricas tiene un primer número, seguido de un cuadrado separador y otros dos números.
El primer número indica el diámetro del cristal en milímetros, el segundo número indica el ancho del puente y el tercero el largo de la patilla, también en milímetros. Estas medidas permiten comparar entre modelos distintos. Las dos últimas medidas, ancho del puente y longitud de la patilla, son las que más influyen en la comodidad de uso de las gafas.
Juan Andrés Vásquez Jerves explicó que también conservan un retinoscopio y un oftalmoscopio, que eran utilizados antes para la revisión de la vista y que hoy han sido reemplazados por unos más modernos.

Equipos

El primero es un instrumento manual que permite al optometrista enfocar un punto de luz en las pupilas, para que la atraviese y se proyecte en la retina, bordeando la parte posterior de su ojo.
El profesional puede calcular la dirección y velocidad con que la luz se mueve en la retina, si es miope o hipermétrope y cuántas dioptrías tiene. Un simple cálculo puede determinar la graduación necesaria para cada ojo.
En cambio, el oftalmoscopio es un instrumento óptico que permite el examen del interior del globo ocular y consiste en un espejo cóncavo con un pequeño orificio central; el espejo recoge la luz de un foco cercano y la proyecta al interior del ojo, de modo que este puede ser examinado a través de su orificio central.
El oftalmoscopio original consistía en una placa plana de cristal. Se ubicaba una fuente de luz al lado del ojo a observar y la placa enfrente a él, en dirección oblicua, para que una fracción de la luz se reflejara en el área de la placa hacia el ojo. El observador podía percibir unos cuantos de los rayos del fondo, al ver a través de la placa transparente.
También tienen una una antigua lámpara de hendidura, también llamada biomicroscopio, es un dispositivo óptico para la exploración de las estructuras de la porción anterior del ojo.
En esta óptica se puede ver la evolución de los nuevos y antiguos equipos utilizados para este trabajo. (I)

Texto: Christian Sánchez
Fotos: Patricio Saquicela