Hoy estrenan Sinfonía de Luis Salgado

Michael Meissner, director titular de la Orquesta Sinfónica de Cuenca, (OSC), reestructuró esta obra que Salgado la enseñó al profesor O’duinn, quien, en ese entonces, por los años 60, era director de la Sinfónica Nacional.

1150
La Orquesta Sinfónica de Cuenca inicia hoy, en el teatro Carlos Cueva Tamariz, la segunda temporada con el estreno mundial de una obra ecuatoriana. LCC

Este año ha sido el año para estrenos mundiales de las obras que dejara como legado, uno de los grandes maestros compositores del Ecuador Luis Humberto salgado. Si en julio se estrenó la ópera “Eunice”, el turno de ahora es para la Quinta Sinfonía que se presenta hoy, a las 20:00, en el teatro Carlos Cueva Tamariz.
Michael Meissner, director titular de la Orquesta Sinfónica de Cuenca, (OSC), reestructuró esta obra que Salgado la enseñó al profesor O’duinn, quien, en ese entonces, por los años 60, era director de la Sinfónica Nacional.

Interpretarla en ese entonces era imposible. El mismo O’duinn reconoció que no había la voluntad, las facilidades, y sobre todo, no había orquestas, pues la Sinfónica Nacional tenía no más de 20 músicos.
Las partituras que Salgado enseñó a O’duinn se perdieron, de ella solo queda su primer ensayo o esbozo, que es la textura de la sinfonía escrita para piano como si fuera una sonata. En base a esos escritos, Meissner hizo la orquestación y hace algunos días, los músicos empezaron con el ensayo.
La estructura para orquesta -en base a lo que quedó, ya que estaba escrita para piano- exigió conocer el rango y característica de cada instrumento, analizar la música de piano, imaginarse qué frase, qué melodía podría sonar mejor a cada instrumento, considerando y respetando el rango natural de cada uno de ellos. Un trabajo de meses, de muchas semanas y de finiquitarlo aprovechando las pasadas vacaciones.

Características

La Quinta Sinfonía de Salgado se caracteriza por ser corta, 25 minutos de duración, y se estructura en la primera parte con “Andina”, muchas melodías tradicionales ecuatorianas; la segunda se denomina “Sintética número uno”, que no es de plástico sino los cuatro movimientos de una sinfonía normal se sintetizan en un solo movimiento, como un poema sinfónico con los mismos contrastes que una sinfonía.
La tercera parte es “Rococó”, se basa en cinco notas, pero trata de darle la ligereza con las características propias de este estilo rococó. La cuarta parte es “La Ecuatoriana”, que se estrenó en diciembre de 2017, un gran contenido de características de la música nacional tanto en ritmo como en melodía; y la quinta a la que se nombra como “Neoromántica”.
La estructura formal que aplicó Salgado a sus sinfonías siguen el modelo de la sinfonía “Beethoveniana”. Los músicos de la OSC responden con profesionalismo a la propuesta, porque serán los primeros en sacar esta sinfonía del olvido. (BSG)-(I)