Directores de Núcleos analizaron situación presupuestaria

1612
En la Sala de Conciertos se reunieron cerca de diez Directores de los Núcleos Provinciales de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. LCC

Se sentaron haciendo círculo en la Sala de Conciertos y por dos días analizaron la situación de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión, CCE, desde la perspectiva y la realidad que viven algunos los núcleos, sin incluir al núcleo de Pichincha.

Y fue en Cuenca a donde llegaron los directores de los núcleos de Santa Elena, Carchi, Guayas, Manabí, Pastaza, Galápagos, Cañar, Azuay, Tungurahua. La idea de reunirse nació durante la Junta Plenaria de la Casa, que se realizó el 15 de agosto en Quito, cundo el Núcleo del Azuay planteó la necesidad de analizar los números y datos reales del organismo, para planear una estrategia de distribución de recursos; así lo señaló Martín Sánchez.

Para realizar ese análisis, se motivó la creación de la Comisión de Equidad Territorial y Redistribución de Recursos, la misma que se integra con los directores de los núcleos de Azuay, Carchi, Tungurahua, Galápagos y Santo Domingo, comisión que junto a otros directores que acudieron voluntariamente, se reunió entre el lunes y ayer en Cuenca, analizó los datos de talento humano y las cifras de las sedes, para poder proponer los caminos que posibiliten tener un modelo más equitativo y más justo.

En un primer análisis logrado se vio que, la Sede Nacional y en el núcleo de Pichincha disponen más del 60% del presupuesto nacional de la Casa; seguido está Guayas, con un 4,2% aproximadamente; luego viene Azuay que, al ser una de las provincias más grandes, recibe 700.000 dólares, un 3.4% de ese presupuesto. En cuarto lugar, está Manabí con un monto de 400 mil dólares al año, luego de ellos vienen el resto de núcleos.

La realidad de los núcleos provinciales

Cada núcleo vive una realidad que es casi común en todos. La autogestión es una de las estrategias que aplica el Núcleo de Tungurahua que recibe un presupuesto de 250.000 dólares para un año. Los vínculos con los GAD Municipal y organismos internacionales permiten desarrollar proyectos, dice Fernando Cerón, Director CCE Núcleo de Tungurahua.

“Necesitamos exigir más presupuesto para la cultura, eso tiene que estar en el debate con algunos elementos en torno a lo que está pasando en la cultura en el país, pero por ahora queremos poner sobre la mesa algo interno de la Casa de la Cultura, que es la centralización de presupuestos”, añadió.

A decir de Cerón, la Sede Nacional y el Núcleo del Pichincha – Quito tiene una concentración de 317 personas y diez millones de dólares como presupuestos; mientras que un monto inferior a esa cantidad y 340 funcionarios se reparten para 23 provincias más. Frente a estos resultados, el trabajo es encontrar la alternativa de distribución de recursos.

Parte del análisis realizado por los directores se relacionó con la posible salida en diciembre de 115 personas, cuyos contratos podrían entrar a algún tipo de negociación, porque tienen la posibilidad de eliminarse incluso. De allí sale la propuesta de transformar esos contratos ya sea en repartición de funcionarios para los núcleos y distribuir esos puestos a diferentes provincias.

La realidad de Manabí

Manabí tiene su historia y situaciones, este núcleo recibe 400.000 dólares de presupuesto anual, 16 personas trabajan incluso en acciones de las cinco extensiones abiertas en: Pedernales, Jipijapa, Chone, Manta y Calceta.

Manabí, la tercera provincia más grande el país, no tiene infraestructura cultural. En Portoviejo no hay teatros y tampoco se cuentan con escenarios técnicamente adecuados y de calidad. Las desgracias no vienen solas, el terremoto del 2016 destruyó 1500 butacas. El teatro Chusig de Manta se cayó, el Cine Max estuvo cerrado, pero con el terremoto la desgracia fue completa.

En Bahía, el teatro Sucre se destruyó, en fin, alrededor de diez espacios culturales de la provincia se afectaron con el terremoto y el Comité para la Reconstrucción invirtió en todos los sectores, menos en el de la cultura.

Lo destacable en todo esto es el trabajo mancomunado que desde este año se realiza en el Núcleo de la Casa de la Cultura; es decir, el organismo mira hacia adentro y plantea soluciones. “El modelo editorial de Manabí no era el adecuado, por eso estamos en una reinstitucionalización de la Casa, este año hemos trabajado con las artes escénicas y se han logrado pasos importantes”, argumentó, Fidel Intriago, Director.

Otras Provincias

Que se retire personal de los núcleos es algo que afectaría al trabajo que realizan los núcleos provinciales de la CCE. Fernando Naranjo, del Guayas, estima que preocupa esa disposición de prescindir de los empleados que están bajo contrato. Si el personal sale no se podía trabajar es la versión del director de Guayas, núcleo que tienen cerca de 50 trabajadores entre funcionarios administrativos y de áreas sustantivas, éstas tienen que ver con la gestión cultural, si salen no habrá como suplirlos.

Santa Elena es uno de los jóvenes núcleos, cuenta con siete trabajadores, cuatro de ellos con nombramiento. Los núcleos más pequeños buscan la posibilidad de tener más personal. En los más pequeños la salida es duplicar funciones de los colaboradores, dice Félix La Valle, Director del Núcleo de Santa Elena.

Cada uno de los directores hicieron sus análisis, sugerencias, planteamientos de acuerdo a las necesidades de sus territorios. (BSG)-(I).