“Dedos Rústicos”, arte hecho a mano y corazón del artista Bolívar Encalada

El arte en el mundo es una forma de expresión e identidad, de las culturas que elaboran con sus manos objetos de utilidad y adorno.

4078
Dedos rústicos, bolívar encalada
Bolívar y Carlos Encalada Sigüencia son los emprendedores de “Dedos Rústicos” arte en madera.

Quizás el arte en cada época sea concebido de diferente manera, sin embargo el arte rústico nace con el hombre, cuando éste en su afán de sobrevivencia recogía ramas, palos, huesos, conchas, troncos hasta piedras para dar forma a utensilios, armas de caza y objetos para su uso personal, y así este arte ha ido evolucionando en diversas civilizaciones, en varias partes del planeta.
“Lo antiguo es bueno” es la frase común para definir a todos los objetos de calidad, simplemente de alta durabilidad y que se relacionan con lo antiguo o rústico.

En la autopista Cuenca Azogues, por el carril en dirección a Cuenca, a orillas de la vía, se encuentra “Dedos Rústicos”. Un letrero grande nos anuncia que ahí podremos encontrar las más lindas obras de madera hechas a mano, un regalo para los amantes del arte natural, que connota una vida de campo, y que se convierten en un verdadero placer disfrutar de ellas.

Su propietario y artista Bolívar Encalada Sigüencia, oriundo del cantón El Tambo, nos da la bienvenida junto a su hermano Carlos, quienes radican desde hace 23 años con toda su familia compuesta por 10 hermanos, su cuñado Abel Urgilés, que maneja arte lineal quien ha enseñado el trabajo de ebanistería en su taller, ubicado en este hermoso lugar, donde todos laboran en su microempresa familiar.

“Dedos Rústicos, el arte hecho a mano, es el amor y la pasión que va más allá de lo sentimental que se pone en nuestras obra, es un arte trabajado con el corazón que emite armonía y paz” son las palabras del artista al recibirnos.

En este sitio de arte encontramos sillones, mesas, camas, juegos de sala comedor dormitorio, adornos, baúles, cuadros, porta retratos y todos los elementos en madera, a los que se suma un tallado espectacular.

Lo llamativo son las puertas del local, dos hojas grandes talladas desde las ramas de un árbol; definitivamente arte valorable por la capacidad de sus creadores.
La madera utilizada en sus obras es pino duro para muebles rústicos y ciprés, líneas en romerillo, que también se combinan con muebles más finos y lineales.

“El trabajado que realizamos es también de madera reciclada, para ello nosotros vamos a los bosques en donde talan los árboles y abandonan troncos, ramas que para ellos son residuos inservibles, para nosotros son muy utiles”.

Bolívar Encalada con 33 años de edad, que es licenciado en Artes Plásticas de la Universidad Estatal de Cuenca, nos cuenta que desde joven le llamó la atención por el arte visual. Se formó en esta rama, profesión que la ejerce, pero la combina con el arte natural, el tallado, la pintura, la ebanistería y la música. Entre sus diversas actividades realiza pintura mural, arte religioso, restauraciones y esculturas en general.
Como todo artista integral, también forma parte del grupo musical Maki, donde interpreta la zampoña y quena, con la dirección del maestro Jorge Macas de Cuenca.

Los elementos en madera que encontramos en su tienda, están hechos de madera reciclada, “el arte rústico se trata de reciclar madera, ramas, piedras, objetos que cotidianamente vemos, pero transformamos en obras de arte que alegran la vista” señala.

“En la actualidad, nosotros estamos retomando desde nuestra visión del arte rústico, se maneja con armonía y equilibrio, en los espacios que se tienen como arte decorativo. El arte es vida y mejora la vida del ser humano”, señala cuando se refiere a que los jóvenes deben ser creativos y no desviar su vida.
El arte lo lleva en las venas, fue su padre don Luis Encalada, quien le enseñó el arte rústico y hoy con estudio y práctica, se ha perfeccionado. Además en la microempresa también trabajan 4 sobrinos, a los que les va inculcando lo maravilloso del arte creativo.

Actividad

Un día de trabajo es apasionante, en su taller donde se almacena la materia prima, más que trabajo es entrar en contacto con la madera a la que se da diversas formas, con ayuda de herramientas como martillos, combos y otros artículos para tallar la madera. Se inicia con la elaboración de un dibujo sobre la madera que se va utilizar. “Para mi es la vida misma, no se puede decir que es un trabajo, sino un estilo de vida que uno tiene, la armonía con la naturaleza. Pese a que tengo otro trabajo, éste me apasiona, porque estoy dedicando mi vida, mi creatividad”.

Señala que muchos dicen que del arte no se puede vivir o que los artistas no tienen futuro, pues, de todo lo que uno ama se puede vivir.
Bolívar narra, que cuando terminó sus estudios, para él fue todo nuevo, porque en la universidad enseñan la teoría, pero la práctica, es diferente, más aún cuando se tiene que responder como profesional, por eso se dice que los artistas no viven del arte.

“Pero en el transcurso del tiempo estuve en varios trabajos, fui viendo qué es lo que le gusta a la gente, en ese tiempo mi cuñado tenía las herramientas y nos juntamos y decidimos hacer arte rústico, es un placer trabajar en mi casa con mis seres queridos, siempre honrando la memoria de mis padres, Luis Encalada y María Estela Sigüencia, fallecidos hace algunos años”.
Recorrimos sus talleres, Bolívar nos indica un cuadro grande de madera, en el cual se talla dos caballos en una pradera, para ello utiliza una variedad de herramientas, como formones que van desde el más grande hasta el más pequeñó para elaborar los detalles, todos ayudan a dar forma, hasta conseguir la imagen deseada.

Técnicas

Entre las técnicas de tratamiento de la madera, se utiliza el pulido, selladores, lacas pátinas de envejecimiento, “a lo largo de los años hemos descubierto los secretos para tratar la madera, algunos piensan que solo es betún y aceite quemado, pues nosotros utilizamos otro ingrediente que le hace muy resistente a la madera y la protege contra polillas o cualquier efecto del agua y el sol”.

Mercado

En la actualidad, sus obras han recorrido el país, debido a que trabajan con clientes fijos, quienes hacen pedidos exclusivos, ellos vienen, envían fotos o sugieren lo que se quiere que trabaje y vienen a recoger o se envía. Los clientes son de Azogues, Cuenca, Loja, El Oro, Alausí, Guayas y el norte del país.

Su hermano Carlos que maneja el Marketing de la microempresa, nos comenta que este arte es heredado de su padre, y él es el encargado ventas y promoción de sus productos en expo ferias. “Nos ha ido muy bien, nuestros clientes son de otras provincias, pero también personas de Colombia, Argentina, Chile y Perú, se han interesado por nuestras obras”.
La publicidad se maneja desde las expo ferias y mediante redes sociales.

Tiempo

El tiempo en realizar una obra, dependiendo de sus detalles puede durar entre 2 a 3 días o semanas, ya que es muy laborioso, porque se trabaja todo a mano y cada obra tiene una estructura diferente.

Los precios tienen un valor plus, el valor sentimental, nosotros hacemos a mano y al no utilizarse maquinaria, estamos dando un plus, manifiestan los artistas de la madera, por ello el precio va desde los 100 dólares hasta 1.800 a veces o más, dependiendo del modelo y tamaño del mueble. Son figuras únicas y cada mueble es un diseño diferente que no se va a ver en otros lugares, aseguran.
Entre las obras que más se han vendido, están las camas que van con diseños de animales, además al ser de material pesado, éstas no se mueven ni suenan para nada, señala con una sonrisa inocente, nuestro artista.

Capacitación

Bolívar es quien se capacita constantemente en el país y fuera de él, en Perú por ejemplo nos cuenta la experiencia muy emotiva con los Cañaris de Cajamarca. “Los pueblos de unen con el arte, la música y la comida, el arte de los países latinoamericanos es casi similar, están en San Miguel de Cajamarca, es como estar en Cañar, hasta la gente tienen los mismos rasgos”, comenta.

En Perú se valora mucho el turismo y donde hay turismo hay arte. Los turistas de otros países valoran ese arte y los artistas son reconocidos por su trabajo.

Apertura de local

En próximos días, Bolívar Encalada y su familia que son parte de su microempresa, se preparan para abrir su local en El Pampero de Javier Loyola, ubicado a orillas de la autopista Cuenca -Azogues
Es un espacio galería, donde el cliente podrá encontrar revistas, libros de arte y novedades, además se ofrecerá un lugar confortable, donde también se podrá observar el proceso de elaboración de sus obras, porque el taller artesanal queda en el mismo sitio.

También a la par, se abrirá un local de comida típica preparada en ollas de barro y al carbón, todo esto en un ambiente de antaño, que ofrece armonía y recreación.
El artista también tiene su proyecto de rescatar el arte en escultura, de piedra, hierro etc. Manifiesta que en Javier Loyola – Chuquipata, existen muchos maestros picapedreros y cerrajeros con quienes trabajan, además se está realizando un estudio de la historia del arte en esta zona. “Lamentablemente las autoridades no ponen los ojos en el arte ni en el artista, no nos apoyan, nos hemos organizado para realizar murales y colorear la parroquia, con recursos propios hemos ido investigando de dónde nace el arte de los herreros por ejemplo y eso lo estaremos presentando más adelante.
Con los demás artistas de la zona realizan exposiciones en Cuenca y otros lugares. (I)

POR: MARTHA CALLE