Hay 287 menores reportados como desaparecidos hasta 2017 en el país

Problemas familiares, sentimentales y en menor escala por problemas escolares generan extravíos.

1089

La búsqueda de niños y adolescentes desaparecidos que se encuentran en alto riesgo cuenta ahora con una nueva herramienta de acción. Se trata de la Alerta Emilia, un sistema que articula a varias instituciones y a las redes sociales para encontrar a personas desaparecidas.

Según el Ministerio del Interior hasta diciembre del 2017 hay 1.577 casos, a nivel nacional, de personas extraviadas. De estas, 287 son menores de edad (220 mujeres y 67 hombres), 183 son adultos mayores, 884 son adultos y 343 se encuentran en verificación.

La propuesta fue presentada el martes anterior, en Quito, por los representantes de la Fiscalía General del Estado (FGE), Ministerio del Interior, Consejo de la Judicatura, la Defensoría del Pueblo, Policía Nacional, y Facebook.

Proceso

Rocío Polo, fiscal de la Unidad de Flagrancias de la Fiscalía de Azuay, explica que Alerta Emilia nace a raíz de los hechos suscitados en la provincia de Loja con la desaparición y muerte de la niña Benavides.

La aplicación de la herramienta tiene tres faces, señaló Polo.

La primera se realiza mediante el Sistema de Atención Integral (SAID), es decir, la Fiscalía recibe la denuncia a través de la SAID o de las unidades de flagrancia que atienden las 24 horas del día. Una vez que se recepta pasa a la fase dos, que es la fase zonal. Aquí se valida una ficha de evaluación de riesgo, para esto el Fiscal Provincial o su delegado de la Fiscalía junto al Jefe de la Policía Zonal evalúan las características y las circunstancias en las que ha desaparecido la víctima y se aprueba o no la activación de la Alerta Emilia.

Si se aprueba, se ejecuta el tercer paso o fase central que se activa en el sistema de la red global en el ICMEC que corresponde al Centro de Niños Desaparecidos y Explotados. También se activa en la red social Facebook y el FBI que emiten una notificación a las cuentas de los usuarios que se encuentran en un radio de 160 kilómetros y a los medios de comunicación.

«Si en Cuenca desaparece una menor de edad y se activa la alerta, todos los usuarios que usan Facebook, WhatsApp o Twitter, son alertados de manera inmediata más los medios de comunicación», señala Polo.

Los usuarios recibirán la fotografía del menor desaparecido así como sus datos. La alerta tiene una duración de 72 horas, es decir, tres días.

Problemática

Daniel Gaibor, jefe de la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños y Adolescentes (Dinapen) de Azuay, comenta que las desapariciones son los problemas más frecuentes que se registran en la entidad, sobre todo de adolescentes. Esto se genera por problemas familiares, sentimentales y en menor escala por problemas escolares.

A decir de Gaibor, las desapariciones son voluntarias, por ejemplo, de diez presuntos desaparecidos nueve son mujeres que por lo general «se van con los novios o amigos a libre albedrío y los padres ponen la denuncia».

Sin embargo, aclará que la Dinapen se dispone a realizar las investigaciones y regresarlas a sus hogares.

El jefe recomienda a los padres tener siempre una buena comunicación entre padres e hijos para que se genere confianza y les comenten sus problemas o si están sufriendo un caso de acoso sexual o abusos. (PVI)-(I)