Guitarra Lab asesora a ejecutar instrumento

Las sesiones se basan en un trabajo personalizado, Ávila da las pautas y los asistentes construyen su propio sistema de entrenamiento

619
Bolívar Ávila en las clases que se realizan a lo largo de esta semana. LCC

Son cinco días de trabajo intenso, dos horarios para la edición dos de Guitarra Lab, que el Sono lo realiza a lo largo de esta semana. La idea del facilitador Bolívar Ávila es generar en esta semana una rutina personal de trabajo, un training que permite a los asistentes sentarse en calma, tener un espacio de formación bien estructurada, es decir, clases que les sirve en este momento dentro de su carrera.

Las sesiones se basan en un trabajo personalizado, Ávila da las pautas y los asistentes construyen su propio sistema de entrenamiento. Las clases de la mañana son para los entrenamientos mecánicos y así mejorar el nivel de ejecución. Ejercicios de adiestramiento para la relación mano – cerebro, la realización posibilitan pulir los movimientos ya que todas estas prácticas se realizan con la guitarra.

En la tarde, las sesiones se destinan a la práctica artística, se revisa lo que cada uno toca, se analizan y se ven fórmulas para mejorar la interpretación de cada obra, además se entrega un nuevo repertorio para que los asistentes profundicen sus saberes, y se trabaja en un ensamble para durante la semana sacar un producto final a mostrar.

Este Guitar Lab dos está orientado a quienes están en el mundo de la guitarra, porque se imparten – aprenden ejercicios que pulen el camino para subir la técnica. La metodología de trabajo planteada por Ávila contempla clases prácticas y un buen marco teórico para los asistentes. (BSG)-(I).