Importancia de la desparasitación previo la regreso a clases

2790

El regreso a clases está cerca y es la oportunidad perfecta para desparasitar a los niños. Esto debido a que los parásitos afectan al crecimiento físico, desarrollo cognitivo y capacidad de atención del estudiante, ya que necesitan de la sangre de su huésped para vivir. De acuerdo con Gregory Celis, Director Médico de Laboratorios Bagó, “desparasitar a los niños debería ser una práctica común y básica previo a su retorno a las aulas, puesto que les ayudará a mejorar su calidad de vida y rendimiento escolar”.

El especialista explica que “la parasitosis es la invasión de un agente externo al individuo, sin importar edad o condición socioeconómica, siendo los más comunes los de tipo intestinal, seguido por los que se encuentran en cuero cabelludo y, finalmente, los de las uñas, piel e incluso los ojos”. Estos parásitos pueden llegar a reproducirse de manera estrepitosa y ser uno de los mayores focos de infestación en el entorno familiar.
Cabe señalar que la parasitosis afecta a alrededor de 2.000 millones de personas en el mundo, según la Organización de la Salud (OMS), siendo los infantes el grupo etario que presentan mayor prevalencia parasitaria de tipo intestinal. De cara a este panorama, la OMS también señala que los niños atendidos de manera adecuada y eficaz por un médico, mejoran de manera notable su memoria, así como su capacidad de atención, razonamiento y comprensión de lectura.
SOBRE LOS SÍNTOMAS DE LA PARASITOSIS:
● El director médico del Laboratorios Bagó explica que existen varios signos y síntomas, pero dependen del tipo de parásito que ha invadido a la persona. No obstante, las más comunes son:

○ Notable cansancio.
○ Dolor de estómago de leve a severo.
○ Presencia de diarrea, acompañado de constante picor en el ano.
○ Vómito.
○ Alergia reflejada con zonas rojizas en la piel o presencia de urticaria.
○ Pérdida de apetito.
○ Rechinar los dientes mientras el niño duerme.

SOBRE ¿CÓMO SE ADQUIEREN LOS PARÁSITOS?
● De manera general, los parásitos se adquieren cuando existen malos hábitos de higiene. Entre éstos que se encuentran:

○ No lavar de manera adecuada los alimentos que se consume. Así como no cocerlos en el tiempo adecuado, tal es el caso de las carnes rojas, en especial la de cerdo.
○ No lavarse las manos al salir del baño y luego consumir alimentos, o llevar las manos a la boca.
○ Consumir agua contaminada.

● El Dr. Gregory Celis además señala que existen dos tipos de parásitos intestinales, conocidos como gusanos: redondos y planos. Los más frecuentes son la ascariasis, los oxiuros y la tenia.

○ Ascariasis: Es un tipo de gusano redondo que se adquiere cuando la persona consume alimentos contaminados con huevos de éste parásito. Una vez dentro en el estómago, cumplen con su función vital de reproducirse hasta cientos de ellos. Llegando incluso a obstruir el intestino.
○ Oxiuros: Este tipo de gusanos son contagiados con las ingesta de huevecillos, los cuales se alojan en el intestino grueso. Éstos hacen su proceso de maduración, y cuando salen al exterior lo hacen en la noche, la hembra pone los huevos en la piel que rodea el ano.
○ Tenia: Son gusanos planos que pueden llegar a tener medidas grandes y escandalosos de 3 hasta cuatro metros, en promedio. Su principal característica es que tiene la capacidad de reproducir un nuevo gusano cuando se divide. Por lo que el tratamiento debe ser el adecuado, y no las prácticas tradicionales como baños de asiento de agua caliente.
SOBRE CÓMO DESPARASITARSE:
● Comúnmente se recomiendan desparasitar el cuerpo cada seis meses. No obstante, el especialista Gregory Celis recomienda realizarlo cada vez que se considere necesario, es decir, una vez se detecte que la persona tiene parásitos. “Esto se llega a conocer dependiendo de los síntomas, y bajo el criterio de un médico”, explicó.

● Otra de las recomendaciones del especialista es desparasitarse de manera preventiva, después de un período de tiempo fuera del hogar, ya que las condiciones pueden favorecer a la parasitosis. Además, hay que considerar que la parasitosis puede llegar a afectar a la persona desde una obstrucción intestinal, hasta invadir otros órganos como pulmones, hígado; comprometiendo de manera seria el estado de salud del paciente.

● “También es importante que toda la familia sea desparasitada al mismo tiempo, a fin de evitar el contagio. Cuando un miembro está con parásitos, el contacto con otros miembros de la familia a través del tacto, besos o el compartir utensilios de cocina favorecen las condiciones de transmisión”, explicó el Director Médico de Laboratorios Bagó.

● Tanto para la desparasitación preventiva como la correctiva, es importante que el paciente tenga una dieta ligera, evitando gran cantidad de líquidos, alimentos grasos o especias. En el caso de los adultos, consumir alcohol durante la medicación puede provocar enrojecimiento en la piel, e incluso puede generar convulsiones, que en ciertos casos pueden generar daño cerebral.

● En el caso de los niños, es obligatorio que el tratamiento sea recetado por su pediatra, en función de su peso y estatura. De este modo la dosis será la correcta, evitando casos de sobredosis que pueden recaer en efectos indeseables muy serios y graves.