¡Prohibido olvidar!

Hernán Deleg Pacheco

283

Si a Usted le gusta la comedia ecuatoriana nada mejor que recordar el espectáculo “Prohibido olvidar”, que representa una pieza, donde muchos ciudadanos sin muestras preocupantes de alteración psíquica de difícil entender y aceptar en esta comedia donde se mezclan fácilmente la rabia escondida y la confusión manifiesta que no da para entender ¿Quién gobierna en el país?
Como la afirmación fue acogido por este su servidor, con rumores de incredulidad y alguna risa quien podría considerar inimaginable siquiera que luego de una consulta popular “están asaltando las sensibilidades heridas de los que hicieron la revolución ciudadana”… añadiendo luego ¡heridos! En un barrido de gallo degollado capaz de resucitar a los caídos en las batallas sabatinas ¡Todo el Ecuador lo sabe!, decía, agitando una portada de algún diario hoy están más vivitos que nunca… ¡ah, levanten la mano derecha! ¡Vaya con las prisas! y a los que levantaron la mano no les pasara nada, gracias a Dios decían, me salve que “vuele del ministerio” o me enjuicien, salvo a uno que tenía una leve confusión…le indujeron la patente asambleísta de la pos-verdad…

En esta comedia, los autores desarrollan múltiples estrategias vitales para engañar a sus “opositores” y conseguir escapar y vivir cómodamente en Miami. Algunos fingen estar muertos con tanta propiedad que sus adversarios renuncian a atacarlos; y, otros adoptan el aspecto de inofensivos, aun sin tener capital y propiedad a la vista; prefieren una táctica completamente opuesta, se hinchan y despliegan púas o crestas intimidatorias para parecerse más temibles de los que son, también se mimetizan con especies semejantes-calumniadores, pero mucho más venenosas o feroces, de modo que los rivales renuncian a desafiar su cólera…

En una palabra la comedia presenta, para salvar el pellejo y luego pillar desprevenido al otro, hay que presentarse como inocuo y derrotado de antemano o como muy superior en peligrosidad y fuerza a lo que en realidad les corresponde, que es el producto mejor elaborado por los mecanismos de producción de “la revolución ciudadana”…
Esta comedia tiene la capacidad de camuflaje de la evolución para la lucha por la supervivencia en la que los más “aptos-politi-quejosos” prevalecen. Los humanos y dentro de los humanos: ¡los políticos!! ¿Qué son? Hay humanos y demasiados humanos, parafraseando a Nietzsche los políticos despliegan estrategias parecidas a la pugna por el poder. Unas veces se presentan como víctimas de sus rivales, maltratados contra toda piedad y justicia a lo largo de esta comedia claman al cielo, para que vengan en su ayuda y reparen tamaño atropello humanitario. Pero a poco las circunstancias cambian y encuentran quien se apiade de ellos, se transforman en lo opuesto, ahora son capaces de aplastar a todo el que se oponga, la diferencia con las otras especies naturales es que los humanos pasamos de victimas a verdugos y visi-versa.

En esta comedia de la vida real, algunos reniegan su origen político-social e intentan seguir engañándonos con estas triquiñuelas de defensores de las clases explotadoras, donde suele ausentarse la vergüenza; donde el bien y el mal cohabitan en esta comedia y buscan llegar al poder-político, y acuden a toda una serie de historietas con lo cual pretenden seguir engañándonos. ¡Viva la comedia!…y el pueblo… (O)