Inmuebles patrimoniales de las Herrerías, restaurados

Un equipo de cinco jóvenes estudiantes de la Facultad contribuyeron con la investigación y el estudio de los inmuebles para ejecutar la obra. Veinte conscriptos del Grupo de Lanzadores Calderón contribuyeron con su mano de obra para la restauración de los inmuebles. Dos de ellos, Angelo Cevallos y Freddy Calle mencionaron que, pese a haber pasado por allí, no conocían sobre Las Herrerías. Luego supieron que era parte de la historia y manifestaron su satisfacción por “haber puesto, cada uno el hombro, para, con empeño, ayudar a la ciudad”.

663
Conscriptos que apoyaron con su mano de obra recibieron como agradecimiento un clavo hecho por los herreros,

Con una fiesta, el vecindario de la calle de Las Herrerías inauguró, la tarde y noche del jueves, la obra de restauración de 19 viviendas patrimoniales ejecutada en alianza entre sus propietarios, la Municipalidad la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Cuenca y el Éjercito.

Pasadas las 17:00 horas de ayer, una caravana de vecinos, funcionarios municipales, estudiantes y docentes de la universidad y soldados del Grupo Calderón avanzó por las Herrerías para inaugurar, casa por casa, los inmuebles restaurados, con su respectiva bendición de la cruz, colocada luego en la cumbre de la cubierta.

La primera parada fue en la vivienda 1-147, propiedad de Mónica Gallegos, donde está el Café Yanuncay. Marcelo López, párroco de El Vergel, bendijo la cruz. Luego, el rector del alma mater, Pablo Vanegas, fue elegido “Padrino de la Cruz”, lo llevaron a la cumbre del tejado, donde colocó la cruz bendecida.

Veinte conscriptos del Grupo de Lanzadores Calderón contribuyeron con su mano de obra para la restauración de los inmuebles. Dos de ellos, Angelo Cevallos y Freddy Calle mencionaron que, pese a haber pasado por allí, no conocían sobre Las Herrerías. Luego supieron que era parte de la historia y manifestaron su satisfacción por “haber puesto, cada uno el hombro, para, con empeño, ayudar a la ciudad”.

“Agracemos que nos hayan considerado, trabajamos para que estas viviendas sigan siendo patrimonio de Cuenca. Las Fuerzas Armadas están a disposición de los ciudadanos y el país”, dijeron.

Las visitas a las viviendas y las bendiciones siguieron. Entrada la noche hubo una ceremonia formal, en la que el presidente del barrio, Segundo Gallegos, calificó la obra como el mayor avance la comunidad desde que adoquinaron la calle.

Se resaltó el trabajo del vecindario en vinculación con la Universidad, ya que lo impulsó una iniciativa del arquitecto Fausto Cardoso, docente de su Facultad de Arquitectura. Un equipo de cinco jóvenes estudiantes de la Facultad contribuyeron con la investigación y el estudio de los inmuebles para ejecutar la obra. (AVB)-(I)