Trabajando con hombres que ejercen violencia

4867

Los actuales estudios sobre género plantean la necesidad de incluir a los varones en la prevención y en la intervención especializada para resolver el problema de la violencia.
Reconocemos que el patriarcado es resultante de un determinado ejercicio del poder, un producto cultural perpetuado por mandatos sociales, y que dicha cultura de abuso y violencia que caracteriza a la cultura patriarcal puede ser modificada, gestándose una contracultura con prácticas relacionales de hombres y mujeres satisfactorias y seguras, recíprocas y pacíficas. Surgen entonces las llamadas nuevas expresiones de masculinidad en las que los hombres podemos comunicarnos, complementarnos y reciprocarnos para promover una vida basada en el respeto y la integridad del otro/a, un crecimiento en pareja siendo dos sin dejar de ser cada cual uno mismo/a, de promover la comunicación asertiva intrafamiliar.
Desde este punto de vista Adn Ananda aporta significativamente en el propósito de una vida libre de violencia, creando un entorno favorable para las mujeres, parando la violencia de su pareja o ex pareja, y, asumiendo desde los varones nuestra responsabilidad para generar nuevos relacionamientos, modificando conductas nocivas, y promoviendo la praxis de la ternura, el cuidado y la corresponsabilidad; por tanto, el trabajo -decimos-es a la par: se protege a la víctima, y se reeduca al victimario.

De la experiencia de cinco años de gestión de este centro especializado en tratamiento de la violencia de género y generacional, se cuentan ya con sendos programas específicos para problemáticas recurrentes: maltrato a niños, niñas y adolescentes, y acoso sexual y bulling entre pares, estos programas son: a) Padres afectivos, y b) Adolescentes pro-equidad. Cada uno consta de seis etapas: a) abordaje inicial, b) diagnóstico, c) propuesta de plan socioeducativo terapéutico, d) evaluación, e) seguimiento; y, f) monitoreo post egreso, y, en ellos interviene un equipo interdisciplinario de las áreas de Psicología, Trabajo social, Orientación Familiar y Pedagogía.

Antecedentes

En el año 2009 se conformó en Cuenca el colectivo de masculinidades NATIVOSALTER hombres con afecto, como un espacio de reflexión sobre el rol de los hombres en la generación de la violencia y sus posibilidades en el desarrollo de nuevas expresiones de masculinidad más afines con la equidad de derechos y la igualdad de oportunidades entre mujeres y varones.
En el 2010 este Colectivo conjuntamente con otros espacios de la Ciudad desarrolló la Semana de sensibilización en Nuevas expresiones de masculinidad con significativo éxito en cuanto se puso en la mesa de discusión sobre género la necesidad del trabajo urgente con hombres ya sea en la prevención como en la intervención en situaciones de violencia. Como una consecuencia esperada, el colectivo volcó su interés en la formación de futuros interventores con hombres que ejercen violencia (HEV), aprovechando para esto con la plataforma virtual de la Organización Multidisciplinaria Latinoamericana de Estudios de Masculinidades (OMLEN), Argentina.
En el 2013 se presentó la propuesta de trabajo con HEV a varias instancias, una de ellas la Junta Cantonal de Protección de Derechos de Niñez y Adolescencia, para que varios casos de hombres identificados como hombres que ejercen violencia sean remitidos al colectivo Nativosalter/ Corporación AD´N ANANDA para recibir apoyo especializado en la modificación de sus conductas violentas, y mejoramiento de sus relaciones con sus hijos e hijas. Esto en consideración a que el
Código de la Niñez y la Adolescencia en su Artículo 79, Numeral 6, establece entre las medidas de protección a NNA, esta: “Inserción del agresor en un programa de atención especializado”.
En este mismo año con amigos y colegas formados en Psicología, Terapia Familiar y Trabajo Social se conformó la Corporación Terapéutica AD´N ANANDA como un espacio posible para viabilizar propuestas de atención integral a pareja y familia; la misma se constituía como un espacio ideal para ejecutar la propuesta socioeducativa-terapéutica de Intervención con H.E.V.

Imperativo esencial
El punto de partida de la propuesta es la vivencial -y más de una vez- dolorosa constatación de que nuestras prácticas humanas enmarcadas en el patriarcado, son inequitativas, y se expresan por el control y la fuerza, y por el ocultamiento de los sentimientos como evidencias de una determinada hombría y un determinado ejercicio de virilidad. Estas violencias se ejercen contra mujeres y NNA, contra otros hombres, y contra nosotros mismos. En conclusión: nos configuramos como actores de la violencia y vivimos afectivamente mutilados.

Problemática de violencia en el país.

En Ecuador, 6 de cada 10 mujeres refiere haber sufrido algún tipo de violencia de género. Dentro de este grupo, una de cada 4 refiere haber sido víctima de violencia sexual en algún momento de su vida (INEC, 2011a). (Plan del Buen Vivir 2013-2017). Por otro lado, la tasa de homicidios por cada 100 mil mujeres en Ecuador no ha manifestado reducciones importantes en los últimos años, a diferencia de la tasa de homicidios en general. En 2012, represento más del 12% del total, a diferencia de 2008, año en que llego a 8,5%, mientras en América Latina llegó a 3,4 (Observatorio Hemisférico de Seguridad, 2012).
En cuanto a las situaciones de niños, niñas y adolescentes, el panorama es igual de sombrío. El 27,4% de los niños, niñas y adolescentes entre los 6 y los 17 años declaro haber sido agredido físicamente por profesores (Ministerio del Interior, 2012b). De igual forma, el 40% del total de los niños, niñas y adolescentes de 5 a 17 años de Ecuador ha recibido golpes en el ambiente intrafamiliar. Asimismo, dentro del hogar, un 44% de los niños, niñas y adolescentes ha sufrido maltrato extremo. (ODNA, 2012).
Dado que se cuentan con experiencias significativas con relación a las paternidades afectivas, en junio se desarrolló la jornada denominada Masculinidades y Paternidades, libres de violencia, con la participación de profesionales como Carlos Ochoa PSICOB- Consultores privados, Pablo Sacoto, experto en Pedagogía de la ternura, Hualum y Sofía, artistas y difusores culturales argentinos, con invitados/as y usuarios del programa, con quienes se analizó postulados y testimonios de paternidad en parejas que viven separadas, y en parejas que viven juntas. Mediante simposios, un taller vivencial y un cine foro hemos reflexionado sobre la paternidad que asume la corresponsabilidad total en el cuidado y protección de los hijos e hijas, que guía con amor y ternura, y que asume el rol paterno con autoridad y firmeza: hablamos de paternidad activa y afectiva.
Es significativo lo dicho por uno de nuestros usuarios del programa: “mi egoísmo y mi dureza contra mi familia me hizo caer en un hoyo…gracias a la ayuda de ADN ANANDA, ahora son un hombre nuevo, un padre afectuoso y lleno de ternura hacia mis nenas (hijas)…”

Otros servicios

Se cuenta además con un programa de Terapia de pareja especializado desde la intervención sistémica y el aporte de las nuevas expresiones de masculinidad, el mismo que es supervisado mediante la tutoría del Instituto Sistémico de Buenos Aires Argentina (ISDEBA). También se organizan talleres de sensibilización para varones, y Escuela para ser mejores padres y madres en Unidades educativas y organizaciones que nos solicitan. (F)

Texto: Roberto Narváez Durán
(Educador y Psicólogo).
Fotos: Patricio Saquicela Rodríguez