Muestra surge del arte, la biología y la robótica

La muestra se integra con piezas escultóricas que, a más de ser creadas desde la propuesta artística, se fusiona con un trabajo y creación de ingeniería robótica, de biología

729
Adriana Ramos, Carlos León, y más integrantes del equipo que forma parte de esta obra que se expone en el Museo Municipal de Arte Moderno. LCC.

¿Qué es el “Tiempo Natural”? Juan Carlos León, uno de los autores de la muestra que lleva ese nombre lo define como un proyecto que nace, a partir de la experiencia de estar un tanto alejado de las ciudades capitales del país. Nace, y en parte, de la observación de la naturaleza, del tiempo compartido; pero al mismo tiempo es una reflexión sobre la representación que se tiene de lo natural y de la naturaleza.
Cristina Carrasco, la curadora, define a “Tiempo Natural” como un modelo que procura de forma técnica y artística analizar los elementos utilizados en las distintas creaciones tecnológicas, enlazando los elementos originales que integran las obras (semillas, bacterias, microbios, germinaciones, etc.) y que generan una inmersión sensorial, narrativa, emocional o de valores.
Las definiciones pueden ser múltiples, al final, el público tiene que verla y para encontrarse con ella tiene que ir al Museo Municipal de Arte Moderno (MMAM), donde la propuesta de arte y tecnología que se inaugura hoy, a las 19:00, y se mantendrá hasta el próximo 23 de septiembre.

Componentes

La muestra se integra con piezas escultóricas que, a más de ser creadas desde la propuesta artística, se fusiona con un trabajo y creación de ingeniería robótica, de biología, hasta lograr una relación entre diferentes disciplinas profesionales y científicas: una bióloga, Adriana Ramos; un ingeniero en robótica; y Carlos León, el artista. Los tres se juntan y dejan ver cómo esas ramas diferentes entre sí, confluyen y entran a ser parte de un proceso creativo.
La obra se integra de tres componentes: primero, una instalativa, a través de una rueda que permite la visualización de datos obtenidos luego de un proyecto de investigación científica en biología. Es una visualización sensible, con materiales y procesos escultóricos donde se nota, se siente la ligazón con el arte.
Es una pieza automatizada a la cual el espectador observa y se relaciona con el conjunto de datos allí expuestos, y que son datos de bacterias extraídas de la lengua de las personas relacionadas con el proyecto creativo.
Las bacterias estarán visibilizadas, petrificadas. Para lograr la visibilidad de las mismas, los autores las metieron en un laboratorio, les permitieron crecer, luego las petrificaron con resina. El interés no es mostrar a una bacteria; sino la relación bacteriana que tienen todos los trabajadores que se vincularon al proyecto.
El segundo componente que se llama “Tiempo Natural” -y le da el nombre a la muestra- es un proyecto que hace una revisión de los niveles de contaminación del río Ambato, un río que tiene mucha relación con el artista León, quien observa cómo ese río al ser explotado de manera natural se transforma. Esta propuesta se plasma en acuarelas que tienen el componente artístico y se complementan con la información científica de datos que dejan el análisis hecho a las aguas del río Ambato. Son diez acuarelas, con diez puntos del afluente. A partir de los datos obtenidos en tesis y de los logrados por los autores de la obra, bajo el diseño ICA (Índice de Calidad de Agua) determinaron en que condición se encuentra la corriente que cruza Ambato. (BSG)-(I)

PROBLEMÁTICAS SOCIALES

Con esta obra, los autores de “Tiempo Natural” entran en un fuerte cuestionamiento a las problemáticas sociales en torno a la explotación de los recursos naturales y su representación como imagen consumible y es allí donde surge una instalación artística caracterizada por el uso de la tecnología como posibilidad estética.
Transformar el agua contaminada en una acuarela abstracta, más simbólica que figurativa, se logró a través de una fusión entre el agua y sedimento muy contaminados congelados en bolsas, luego se extrajo el hielo, se puso la acuarela en el soporte de cartulina y se hicieron giros con el hielo, hasta dar la forma circular.
Cada acuarela se acompaña con los indicadores de contaminación. Así, el agua del río que está fuera de la ciudad es buena; el río no tiene ningún punto de excelente; si en el punto uno el agua es buena, en el punto diez el agua es muy mala, demasiado contaminada.
El tercer componente de la muestra es una sorpresa que los autores prefieren contarla a los espectadores en el momento que la vean. Esta es una pieza automatizada y tecnológica ciento por ciento. (BSG)-(I)